Sáb. Dic 3rd, 2022

-Tras la reunión del ministro, Alberto Garzón, con la plataforma Marea de Residencias

MADRID, 27 (SERVIMEDIA)

El Ministerio de Consumo, a través de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan), elaborará una guía de «recomendaciones» nutricionales para las comunidades autónomas, que «pueda servirles de referencia» de cara al diseño de los menús que se ofrecen en las residencias de mayores o personas con dependencia.

Así lo confirmaron este martes a Servimedia fuentes del departamento de Alberto Garzón tras la reunión que el titular de Consumo mantuvo con representantes del movimiento ciudadano Marea de Residencias, cuyas demandas ha «recogido» y se ha comprometido a «estudiar».

A este respecto, las mismas fuentes precisaron que, en el marco de sus «competencias», el gabinete de Garzón «ya está preparando algunas medidas», entre las que se encontraría la elaboración de dicha guía.

Los representantes de dicho movimiento ciudadano y de diferentes plataformas de residentes, familiares y trabajadores de distintas residencias de mayores reclaman la elaboración de menús saludables al estilo de los que el Gobierno quiere impulsar en los comedores escolares, tal y como trasladaron al ministro la pasada semana en una carta.

En ella le solicitaban una reunión y manifestaban su «agrado» en torno a la iniciativa de «regular» la alimentación en los comedores escolares con el fin de que sea «saludable».

«Nos parece una iniciativa acertada y necesaria para avanzar en patrones de consumo que potencien la salud y no pongan en peligro la vida», sentenciaron, al tiempo que defendieron la «conveniencia» de «extrapolar» una «iniciativa paralela» a las «últimas etapas del ciclo vital», en las que, recordaron, «la salud se manifiesta en una mayor fragilidad».

En este sentido, apuntaron a la alimentación como «uno de los problemas más graves e importantes» que sufren los centros de personas mayores y con algún grado de dependencia, convencidas de que las empresas concesionarias del servicio «ahorran presupuesto en detrimento de la calidad y la cantidad de la materia prima» con la que elaboran las comidas que consumen los usuarios.

A este respecto, solicitaron que dichos menús sean, «ante todo, saludables y preparados con productos frescos de calidad», así como «personalizados y adaptados» a las patologías de los residentes y que estén elaborados por nutricionistas.