Mar. Feb 27th, 2024

MADRID, 24 (SERVIMEDIA)

El 47% de los pacientes diagnosticados con cáncer de pulmón podrían no estar recibiendo el tratamiento más adecuado, según un estudio realizado por varios hospitales españoles, holandeses y franceses que acaba de publicarse en la revista ‘Journal of Clinical Oncology’ (JCO).

Este estudio clínico, realizado por la compañía Hawk Biosystems, demuestra que, mediante un criterio más adecuado que el utilizado actualmente para derivar a los pacientes de cáncer de pulmón a los tratamientos de inmuno-oncología, se podrían triplicar sus índices de respuesta a dichas terapias, así como duplicar la tasa de supervivencia de esta enfermedad.

De hecho, el cáncer de pulmón es la cuarta causa de muerte en el mundo y su mortalidad iguala a los cánceres de mama, colorrectal y próstata juntos. Según los expertos, la inmunoterapia es una de las grandes promesas en la lucha contra el cáncer: conseguir que sea el propio sistema inmune el que acabe con el tumor.

Desgraciadamente, en la actualidad la inmuno-oncología no es especialmente efectiva en el tratamiento de tumores sólidos y las tasas de respuesta a estas terapias son relativamente bajas, de entre el 10% al 25%. En cambio, cuando funciona, consigue remisiones muy importantes de la enfermedad.

Es por ello que conseguir un aumento de su eficacia en tumores sólidos es una de las prioridades de la oncología clínica actual y por lo que muchos grupos de investigación internacionales están investigando en este tema.

INMUNOTERAPIA

El tratamiento de inmunoterapia con mayor auge en la actualidad se basa en unos tipos de fármacos que buscan destruir una interacción o unión que se da entre las células tumorales y los linfocitos.

Quizás también te interese:  Inmobiliaria Capital apuesta por Valencia para comenzar en España

En este sentido, el CEO de Hawk Biosystems, Fernando Aguirre, explicó que «se cree que el ser humano desarrolla de forma continua pequeñas células tumorales pero nuestro sistema inmune, nuestros linfocitos, son capaces de acabar con ellos. Sin embargo, en ocasiones los tumores desarrollan un mecanismo de evasión y consiguen pasar desapercibidos para el sistema inmune adhiriéndose a estos linfocitos. Así, el tumor se vuelve en cierto modo invisible y consigue avanzar sin que el sistema inmunitario pueda acabar con él».

Sin embargo, en la actualidad, en cánceres con una gran prevalencia como es el de pulmón, los sistemas de salud no pueden aplicar siempre la inmunoterapia porque no sería efectivo en todos los pacientes y porque el coste sería muy elevado.

Por ello, «los clínicos no disponen de una herramienta útil para poder discernir qué pacientes de cáncer de pulmón son susceptibles de responder adecuadamente a la inmuno-oncología, y cuáles no. Con nuestra tecnología es posible saber qué pacientes presentan una mayor probabilidad de responder positivamente a estos tratamientos», puntualizó el experto.