Mié. Jul 6th, 2022

– La ONU celebra por quinta vez el Día Mundial de la Bicicleta

MADRID, 03 (SERVIMEDIA)

El sector de la bicicleta en España ha batido récords históricos de ventas, empleos, facturación y empresas al calor de la pandemia de la covid-19, con sus restricciones iniciales y la extensión hacia una movilidad más sostenible, pero el 60% de los ciclistas españoles se sienten inseguros.

Estos datos figuran en algunos estudios dados a conocer en 2022 antes de que Naciones Unidas conmemore este viernes el Día Mundial de la Bicicleta, que se celebra por quinto año consecutivo tras ser proclamado por la Asamblea General de la ONU en una resolución en la que alienta a los Estados a adoptar políticas y medidas dirigidas a proteger y promover la seguridad de los peatones y la movilidad de los ciclistas para mejorar la salud de la población, en particular la prevención de lesiones y de enfermedades no transmisibles.

La ONU reconoce en un mensaje con motivo de este Día Mundial, recogido por Servimedia, «la singularidad, la longevidad y la versatilidad de la bicicleta, que lleva en uso dos siglos y que constituye un medio de transporte sostenible, sencillo, asequible, fiable, limpio y ecológico que contribuye a la gestión ambiental y beneficia la salud».

Además, apunta que la bici puede servir como instrumento para el desarrollo no sólo como medio de transporte, sino también para fomentar el desarrollo sostenible, reforzar la educación de los niños y los jóvenes, incluida la educación física, promover la salud, prevenir las enfermedades, fomentar la tolerancia, el entendimiento y el respeto y facilitar la inclusión social y la cultura de paz.

SINIESTROS CON VÍCTIMAS

Por otro lado, España ha experimentado un auge en el uso de la bicicleta puesto que en 2021 se vendieron 1.571.368 unidades, lo que supone un nuevo récord anual y el segundo año consecutivo con más de 1,5 millones de bicis vendidas, cuando se disparó su uso ante las restricciones de movilidad derivadas de la pandemia de la covid-19, según el último informe anual de AMBE (Asociación de Marcas y Bicicletas de España).

En 2020, último año con datos consolidados de la Dirección General de Tráfico (DGT), se registraron en España 7.510 siniestros con víctimas en los que hubo implicada al menos una bicicleta, en los que murieron 71 ciclistas y otros 699 necesitaron ser hospitalizados.

Seis de cada 10 ciclistas españoles aseguran sentirse inseguros cuando circulan en bicicleta y la misma proporción defiende que se priorice este medio de transporte sobre los coches cuando se pongan en marcha nuevos proyectos de infraestructuras urbanas, según un estudio elaborado por Ipsos y basado en una encuesta realizada a unas más de 20.000 personas repartidas por 28 países entre los pasados 25 de marzo y 8 de abril.

Así, el 60% de los españoles siente que ir en bicicleta es demasiado peligroso en su zona y sólo un 6% dice utilizar la bicicleta para desplazamientos cortos y un 8% para ir a su trabajo o lugar de estudios.

En cambio, la opción de transporte preferida para recorrer distancias cortas (hasta dos kilómetros) por la población española es caminar (55%), de manera que España es el segundo país europeo que más practica esta actividad, solamente por debajo de Gran Bretaña (65%) y muy por encima de la media global (37%).

El sondeo de Ipsos indica que el 64% de las personas encuestadas está a favor de priorizar las bicicletas sobre los automóviles en los nuevos proyectos de infraestructuras urbanas, porcentaje que se sitúa en el 61% en el caso de España.

BICI ELÉCTRICA

Por otra parte, el 67,8% de los españoles considera que la ciudad en la que viven no es segura para circular en bicicleta eléctrica o patinete eléctrico, según se desprende del ‘I Estudio sobre seguridad vial en las ciudades con las nuevas opciones de movilidad’, elaborado por Midas, cadena especializada en el mantenimiento de vehículos.

De hecho, esa falta de seguridad es el principal obstáculo para que bicicletas eléctricas y patinetes eléctricos se conviertan en una opción habitual de movilidad urbana. Madrid (81,0%), Málaga (76,6%) y Murcia (71,1%) son las ciudades peor valoradas en este sentido, mientras que solo los residentes en Sevilla (57,9%) y Zaragoza (51,2%) creen que sus municipios son seguros para estos vehículos.