Si se pudiera elegir el momento adecuado para hablar de la nieve, ninguno sería mejor que este. Pues hoy los copos de nieve se han ido acumulando hasta dejar una estampa que pocos recordaban en lugares como la capital.

Y, pese a que se sabía que Filomena causaría tales efectos, se cuentan por cientos las personas que se quedaron atrapadas en carreteras españolas tan transitadas como la M-50, M-40 o la M-30, pero también poniéndoselo muy difícil a los que transitaban por la A2, A3, A4, A5 o A6, por mencionar solo algunas.

Siendo preciso recurrir, como en tantas otras ocasiones, a la Unidad Militar de Emergencias (UME) para prestar ayuda e intentar despejar el camino para que pudieran pasar las quitanieves y de esta forma reanudar el tráfico y lograr que todo el mundo regresara, sano y salvo, a sus hogares.

Sin duda, la borrasca Filomena permanecerá en el recuerdo de muchos durante largo tiempo, pues, ni aquellos que practican deportes de invierno con asiduidad habrían soñado jamás con poder calzarse sus esquís a la misma puerta de su casa. Y es que, en lugares como Madrid no se recordaba tal acumulación de nieve desde 1971.

Sin embargo, cuando un temporal como este sucede, se cuentan por miles las personas que se ven afectadas, pues las comunicaciones aéreas y terrestres se vuelven impracticables. De hecho, en Madrid no hay vuelos, se ha suspendido el tráfico ferroviario, así como los trenes de cercanías y el servicio de autobuses, es decir, solo el metro está funcionando con normalidad. La suerte es que esto haya ocurrido en fin de semana, aunque han sido muchísimos los trabajadores que se han visto afectados por la gran nevada y a los que le ha resultado imposible llegar a su lugar de trabajo.

De hecho, tal es la situación, que el alcalde de la ciudad a pedido a los ciudadanos que no salgan a la calle, así como ayuda al gobierno para afrontar el temporal.

Puede que ante una nevada como esta pocos piensen en el cambio climático, sin embargo, es posible que de una u otra manera tenga algo que ver en ello. Al hablar de cambio climático la mayoría de personas piensan en el calentamiento global, en el deshielo de los polos, en el calentamiento del permafrost de la Tierra, y muy pocos en efectos como los que causan las grandes borrascas como Filomena.

En cualquier caso, la nieve caída proporciona una oportunidad única para disfrutar en familia de algo que no siempre está al alcance, especialmente en estos tiempos en los que cada día aparecen nuevas restricciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation