CLARA HERNÁNDEZ

  • Tras vender cientos de miles de copias de sus tres álbumes anteriores, Pablo Alborán publica ‘Terral’, su disco más “honesto” y “moderno”.
  • Asegura que, frente a lo que se pueda imaginar, hoy no todo el mundo le adula y que incluso su equipo le mete “mucha caña”.
  • Además, ha aprendido a “pasar” de las especulaciones de la prensa del corazón y a comprender que vienen “en el pack“, con su trabajo.

Pablo Alborán

Posee 25 discos de platino entre España y Portugal, álbumes que nunca se apean de los números 1 de las listas de éxitos, nominaciones a los Grammy Latinos, más de 5,6 millones de seguidores en las redes sociales y el honor de haber sido el artista más vendido en España durante tres años consecutivos (de 2011 a 2013). Por si fuera poco, su nuevo álbum, Terral, promete convertirse en un fenómeno en iTunes solo unas horas después de salir a la venta. “Si me conocierais sabríais que soy un chico normal, con costumbres sencillas”, insiste a la prensa Pablo Alborán, el responsable de todos los logros anteriores.  En cuanto a su nuevo disco, afirma que constituye una nueva etapa en la que pulir fallos de sus trabajos pasados.

¿Cuáles son esos errores que no quería repetir?
No es que reniegue de mis álbumes anteriores pero musicalmente no veía en ellos una evolución clara. Ahora tengo nuevo productor, manager y sello, y he podido implicarme más en la producción, tocar instrumentos y hacer que el productor respete mis maquetas.

¿Antes no lo hacían?
No, nada de nada. Pero yo tampoco lo pedía, me dejaba llevar. A nivel profesional tienes que saber hacia dónde quieres ir, no se puede cerrar los ojos y dejar que te manejen, que fue mi fallo. 

Allá donde va despierta elogios. ¿La gente exagera?
Me da una vergüenza enorme escuchar esas cosas y no me gusta que me idolatren. Cuanto mejor me va en lo profesional, más inseguro me siento porque empiezo a preguntarme qué van a esperar de mí en el siguiente disco o en la próxima entrevista. Me descoloca.

¿También escucha cosas malas o últimamente solo le adulan?
En absoluto. En mi equipo, de hecho, me gustaría que me echaran algún piropo de vez en cuando. Mi mano derecha y representante es muy dura.

¿Qué le dice?
Me mete caña en todo. Por ejemplo sobre las declaraciones que hago y que pueden ser luego malinterpretadas por la prensa. A veces meto la pata pero sin maldad. Se pueden entender mal algunos mensajes, como los relacionados con la política.

¿Ella le aconseja que no hable de política?
Sobre mis opiniones personales no me dice lo que tengo que hacer. Yo no me siento identificado con ningún partido político aunque eso no significa que no tenga un compromiso con lo que sucede en mi país. No es que como a mí me va bien, ya no me importa lo que ocurre. Estoy asqueado como lo está media España, estoy crispado y cuando veo el telediario no entiendo nada. Pero no hay ningún partido que me convenza, están anclados en el pasado. 

Ahora hay partidos de nuevo cuño.
No veo en ellos propuestas nuevas aunque me sumo a la queja general. Veo en televisión debates políticos que podrían suscitar el interés de la gente y lo único que hacen los de un partido y otro es echarse basura unos a otros. ¿Y nosotros? ¿Y los ciudadanos? ¿Y la gente que está en paro?

Y en su mundo, ¿falta algo?
Me falta tiempo pero tengo 25 años, así que no me preocupo demasiado.

¿Que siente ante el hecho de que su familia aguante “esta montaña rusa”, como la ha definido?
A veces me toca un poco la fibra porque no me doy cuenta de lo que están viviendo. Mi hermana asegura que engorda cada vez que voy a Málaga porque se pone nerviosa. Dice que las noticias que les llegan de mí las viven multiplicadas por cien. Que si voy a tocar en Nueva York, que para mí es la bomba pero que entra ya un poco dentro de mi rutina profesional, ellos la viven magnificada. Y a veces se preocupan. Yo canalizo todo de otra manera porque estoy dentro de esta locura.

Insiste siempre en que no es un cursi. ¿Le han tachado de ello?
Claro, muchísimas veces porque cantar al amor está muy castigado. Y sobre todo porque nos da pudor decir que nos emocionamos y sentir y que necesitamos decir ‘te quiero’. Yo creo que hacerlo es fundamental.

En un mundo de ‘hipsters’ y electrónica, ¿se puede ser moderno cantando canción melódica?
Este disco es el más orgánico y puro que he hecho nunca y, sin embargo, creo que es el más moderno de todos. En los anteriores he pecado a veces de barroco y sobrecargado. Incluso trataba de ser más moderno con elementos electrónicos. Este disco es más limpio y, en cambio, me ha abierto las puertas en Estados Unidos, algo que no había logrado antes. En cuanto a los hipsters, había muchos en Los Ángeles y mola. ¡Me molan muchísimo!  Me gustaba su imagen de libertad.

Usted, sin embargo, es más de camisa. Y bien planchada. ¿Esconde tras ellas alguna rebeldía?
He llevado mucha camisa pero ahora soy más de camiseta. Y no, no me considero rebelde. Las camisas me las plancho yo. Aunque lo hago fatal tengo mis sistemas. Hago tareas domésticas, lo normal.

Según una encuesta reciente, el 24% de los jóvenes andaluces piensa que el lugar de la mujer es la casa. Como andaluz, ¿reconoce este patrón?
Estoy flipando, no me gusta nada esa imagen de Andalucía y espero que esa encuesta esté mal. Tengo a mi amiga Ana que está trabajando en una agencia de marketing y quiere trabajar muchos años más, y otra amiga que ha decidido trabajar sin parar en la industria, incluso renunciando a tener hijos. Todo lo que tiene que ver con la casa tiene que ser una opción personal, nadie tiene un sitio establecido.

Sonríe, cae bien, vende, parece sencillo, firma autógrafos sin descanso… ¿No agota tanta perfección?
Si estuviera forzándolo, sería una pesadez. Es muy duro estar constantemente interpretando un personaje, pero no es mi caso. No soy perfecto y la perfección me cansa.

¿Qué piensa cuando, como hace unos meses, subió a Internet una foto en la que aparecía con Ricky Martin y hubo rumores sobre un posible romance entre ustedes dos?
A mí me da igual, no pierdo ni un minuto en esas cosas. Entiendo que todo eso viene con mi trabajo, en el mismo pack, pero no me interesa para nada. Trabajo mucho en la música y eso es de lo que quiero que se hable.

Biografía

Pablo Moreno de Alborán nació en Málaga en 1989. En solo tres años y con solo tres discos (Pablo Alborán, En acústico y Tanto) ha logrado vender más de un millón de copias y obtener el reconocimiento de público y crítica. En su último álbum, Terral, trata de quitar artificios a la vez que hace suaves incursiones en la bossa y otros géneros latinos.




Enlace a la fuente orginal del artículo: 20minutos.feedsportal.com/c/32489/f/478290/s/40616201/sc/42/l/0L0S20Aminutos0Bes0Cnoticia0C22935240C0A0Cpablo0Ealboran0Centrevista0Cterral0C/story01.htm

About abc24.es

En abc24 tratamos temas de actualidad en forma de artículos, reportajes, noticias y entrevistas a personalidades que consideramos de interés. Si deseas contactar con nosotros puedes hacerlo a través de la sección de contacto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation