Jue. May 23rd, 2024

MADRID, 27 (SERVIMEDIA)

El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, afirmó este lunes que «no va a cejar» hasta que el español Santiago Sánchez Cogedor sea liberado en Irán, después de haber logrado que Teherán pusiera en libertad a la joven activista gallega Ana Baneira.

Así lo declaró en una entrevista en TVE, recogida por Servimedia, durante la que también confirmó que Ana Baneira, de 24 años, liberada el sábado, llegará a España «a lo largo del día». Baneira fue arrestada en noviembre del año pasado por participar en las protestas tras la muerte de Mahsa Amini, una joven kurda que murió bajo custodia policial tras ser detenida por no llevar bien el velo, prenda obligatoria en Irán.

Sobre las gestiones para la liberación, Albares señaló que «la diplomacia requiere discreción», pero sí confirmó que contactó en varias ocasiones con su homólogo iraní «para trasladarle que, tanto en el caso de Ana, como en el caso de Santiago, las acusaciones que se formulaban sobre ellos no tenían el más mínimo fundamento y que se trataba de dos turistas, y que por lo tanto yo solicitaba su inmediata liberación».

El titular de Exteriores aludía al español Santiago Sánchez Cogedor, también encarcelado en Irán, cuando realizaba una ruta a pie hasta Doha para asistir al Mundial de Fútbol de Qatar, y que al parecer habría sido detenido por las autoridades iraníes al visitar en la ciudad de Saqqez la tumba de la joven Mahsa Amini.

«Vamos a continuar ahora las gestiones con Santiago, porque la misma falta de fundamento con respecto a Ana y las acusaciones que se formulaban sobre ella existen con Santiago», declaró el jefe de la Cancillería, que agregó que «no voy a cejar hasta que Santiago esté de vuelta en España con los suyos».

Quizás también te interese:  Consejos para afrontar las tensiones familiares y manejar las dinámicas complejas

DISCRECIÓN

Respecto a los supuestos cargos de espionaje que las autoridades de Irán imputaban a los dos españoles, el ministro no quiso entrar en detalles, y recordó que «hay decenas de ciudadanos europeos y de algunas otras nacionalidades retenidos en circunstancias, similares». Por ello, dijo, «para conseguir el mismo resultado que se consiguió con Ana necesito ser lo más discreto posible».

Por otra parte, el ministro dijo que a Ana Baneira «hemos podido visitarla igual que podemos hemos podido visitar a Santiago» en prisión, y agregó que «la embajada ha estado en contacto telefónico con ellos, se les han podido llevar cosas que necesitaban». José Manuel Albares elogió «la extraordinaria labor» de la Embajada y el embajador de España en Teherán «que han tomado este tema de manera prioritaria» y aseguró que «ha habido conversaciones a todos los niveles hasta llegar al feliz desenlace».

Además, añadió, «al César lo que es del César, las autoridades iraníes siempre han estado disponibles, empezando por mi homólogo iraní, siempre que hemos solicitado los contactos».

Finalmente, Albares aseguró que «son gestiones absolutamente normales», y «yo me intereso por todos los detenidos españoles en el mundo, mucho más mucho más cuando estamos ante una retención completamente injustificada». Ese «fue el caso, por ejemplo, de Juana Ruiz en Israel, o en Yemen donde había un pescador español retenido sin juicio».

«Son cosas que al final del día dan gran satisfacción, el ver que personas que están retenidas sin fundamento ninguno, recuperan la libertad que nunca hubieran tenido que haber perdido», apostilló.