Jue. Feb 2nd, 2023

– En general, perciben una estabilización de su facturación en el cuarto trimestre, tras el deterioro del tercero

MADRID, 19 (SERVIMEDIA)

Un informe del banco de España revela que casi la mitad de las empresas no financieras españolas han decidido retrasar o reducir sus inversiones ante los cambios producidos en las perspectivas económicas tras el inicio del conflicto bélico en Ucrania.

Así se recoge en la última edición de la Encuesta a las Empresas Españolas del banco de España publicada este lunes, que arroja unos resultados muy similares a los de los dos trimestres pasados en relación con el impacto de la guerra.

Así, en torno al 80 % de las sociedades declaran que el aumento del coste de los suministros energéticos es la principal vía a través de la cual la guerra está afectando negativamente a su facturación.

Este impacto negativo es generalizado por ramas productivas, si bien su incidencia es mayor en aquellas que presentan una mayor dependencia de la energía, como las ramas industriales y agrícolas.

Además, en torno al 70 % de las empresas declaran que se están viendo afectadas por el aumento del coste de otros suministros no energéticos y más de la mitad de ellas se declaran afectadas por el corte del suministro de gas ruso.

De hecho, las dificultades de suministro asociadas al conflicto bélico estarían afectando a algo más del 45 % de las empresas, mientras que el impacto sobre la demanda, tanto nacional como internacional se mantiene relativamente contenido, dado que afecta a menos del 30 % de las firmas encuestadas.

Según el tamaño empresarial, no se aprecian diferencias en el grado de afectación por el aumento del coste de los suministros, pero las empresas de menor dimensión declaran con mayor frecuencia haber visto reducida su demanda nacional y haber aplazado decisiones de inversión.

Por otro lado, las empresas perciben una estabilización de su facturación en el cuarto trimestre, tras el deterioro del trimestre pasado, aunque las perspectivas para el comienzo del año próximo son más negativas. El empleo, por su parte, habría mantenido un dinamismo similar al del tercer trimestre del año.

Por ramas de actividad, se observa un repunte de la facturación en los servicios de información y comunicaciones mientras que la inversión muestra un tono algo menos negativo que en el trimestre pasado, especialmente en las empresas de mayor tamaño.

Por último, las tensiones alcistas en los precios de los suministros se han reducido en el cuarto trimestre del año, lo que probablemente haya contribuido al aumento algo inferior de los precios de venta.