Dom. Abr 14th, 2024

Al igual que los particulares, las Administraciones y Consistorios están en pleno proceso de cambio eléctrico en las zonas monumentales y también en las infraestructuras públicas que hay en calles y en zonas que requieren de iluminación.

“La llegada del led, de la energía solar y de las opciones que podrían mejorar las facturas, apostar por la sostenibilidad y, sobre todo, mostrar un compromiso energético que sirva de ejemplo para la necesaria transición” explican desde Electricidad Reyes, empresa de electricidad en Salamanca, una de las ciudades más monumentales y que más está apostando por esta transición hacia soluciones más eficientes.

¿Qué es la iluminación monumental y cuáles son algunas soluciones?

La iluminación monumental se refiere a la iluminación de monumentos, edificios históricos, estructuras icónicas y lugares destacados de una ciudad que suelen ser visitados por el turismo o que llaman la atención en la estructura de la ciudad y merece la pena potenciar incluso de noche. Optimizar la eficiencia y sostenibilidad es importante para reducir el consumo de energía, minimizar el impacto ambiental y garantizar la longevidad de las instalaciones. 

Entre las soluciones que proponen los expertos están:

  1. Uso de tecnología LED: son una opción ideal para la iluminación monumental, ya que son altamente eficientes, duraderas y consumen menos energía en comparación con las bombillas tradicionales. Además, ofrecen una variedad de colores y efectos que permiten una mayor flexibilidad en el diseño de iluminación e incluso crear ambientes y simbolismos únicos.
  2. Diseño lumínico inteligente: Un diseño de iluminación bien planificado puede resaltar los aspectos más importantes del monumento y reducir el desperdicio de luz. 
  3. Uso de la automatización: Los sensores de movimiento y luz pueden ayudar a ajustar automáticamente la intensidad de la iluminación en función de las condiciones ambientales y la presencia de personas. Esto garantiza que la iluminación esté encendida sólo cuando sea necesario.
  4. Programación horaria: Establecer horarios específicos para la iluminación puede ahorrar energía. Por ejemplo, se puede apagar la iluminación durante las horas de menor tráfico o cuando el monumento no esté abierto al público.
  5. Cumplimiento de regulaciones: Asegurarse de que la iluminación cumpla con las regulaciones y estándares locales y nacionales relacionados con la eficiencia energética y la protección del medio ambiente se está convirtiendo, y más en estas fechas, en un referente del compromiso de las autoridades.
Quizás también te interese:  El rendimiento en matemáticas de las niñas igualó al de los niños antes de la pandemia