Sáb. Jun 22nd, 2024

MADRID, 29 (SERVIMEDIA)

El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, realizará este jueves su comparecencia de balance de 2022, el año en el que tomó las riendas de Génova tras la hecatombe vivida por su formación en febrero y que supuso el fin del mandato de su antecesor, Pablo Casado.

Dos días después de que el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, ofreciese una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa para cerrar el curso político, el líder de la oposición hará lo propio en la sede nacional del PP, ubicada en la madrileña calle Génova, a partir de las 12.00 horas, según confirmó el partido.

Feijóo se distancia así de la rueda de prensa de balance del jefe del Ejecutivo, a la que reaccionó la secretaria general del PP, Cuca Gamarra, para compartir su «decepción» porque el paquete anticrisis expuesto por el Gobierno «se queda corto» y «llega tarde» a pesar de haber «copiado» muchas propuestas del principal partido de la oposición.

Gamarra también deploró que Sánchez dedicase buena parte de su intervención a atacar a Feijóo, hasta el punto de acusarle de «amordazar al Parlamento» y afearle en reiteradas ocasiones que incumplir la Constitución por no desbloquear la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

En Génova aseguran que si no hay pacto en materia judicial es por la cerrazón de Sánchez, que es quien «no tiene voluntad» porque «no quiere renovar nada ni acordar nada con el PP» y no está dispuesto a asumir la «despolitización de la Justicia» que propugna Feijóo para proceder a la renovación del CGPJ.

Quizás también te interese:  El PP se reúne este martes con Sumar y el jueves con el PNV

Tras unas semanas intensísimas en las que el PP ha acusado a Sánchez de haber cedido todo ante el independentismo y de no tener credibilidad alguna, Feijóo cerrará mañana el curso político con la vista puesta en las elecciones autonómicas y municipales de mayo. También en las generales que previsiblemente tendrán lugar a final de año.

Es más, el líder del PP ya lleva pidiendo semanas que se adelanten los comicios generales al considerar que Sánchez «ha secuestrado» el voto de los españoles que le dieron su confianza sin saber que procedería de este modo. A todos ellos también está apelando el presidente de los populares, ofreciéndoles su «proyecto sin etiquetas» en un momento excepcional.

A lo largo de sus nueve meses al frente del principal partido de la oposición, Feijóo ha querido construir «una alternativa solvente y creíble» a la del jefe del Ejecutivo, a quien ha acusado directamente de llevar al PSOE a la «muerte política» con un «Gobierno pirómano».

En el PP, según las fuentes consultadas por Servimedia, creen que este año ya se han producido dos «hitos». El primero de ellos lo encuadran precisamente al llegar Feijóo a la cúpula nacional, con el consiguiente efecto en las encuestas, y el segundo con la mayoría absoluta lograda en Andalucía. El tercero, auguran, llegará en el mes de mayo en las autonómicas y municipales.

Feijóo pondrá así el broche final al año en el que dejó la Presidencia de la Xunta de Galicia tras cuatro mayorías absolutas y tomó el timón del PP nacional tras la crisis sin precedentes que experimentó su partido en febrero.

Quizás también te interese:  Lesmes no acudirá a los actos del Día de la Fiesta Nacional en representación del Poder Judicial

Una «guerra civil», como definieron entonces en las propias filas del partido, que acabó con el liderazgo de Casado tras su enfrentamiento abierto con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, después de meses de pugna soterrada.

Ayuso culpó entonces a la dirección del PP de estar tras las maniobras para espiar a su hermano por un contrato adjudicado desde el Gobierno regional. Casado, por su parte, habló de posible trato de favor del Ejecutivo autonómico hacia el hermano de la presidenta, tildó de desproporcionada la comisión que cobró por lograr material sanitario al comienzo de la pandemia e incluso señaló al empresario que le pagó como posible testaferro.

Finalmente, en la madrugada del 24 de febrero, los barones del PP consensuaron con Casado su retirada y que Feijóo fuese el candidato a liderar el partido. El nuevo liderazgo se formalizó en el Congreso Nacional que se celebró de forma extraordinaria en Sevilla el 1 y 2 de abril.

Diez meses después de aquel momento en el que el PP se asomó al abismo, Feijóo exhibe sintonía con la presidenta madrileña, a quien desde la cúpula ven ahora como un gran activo y un «complemento perfecto» al discurso del líder nacional de la formación.