Sáb. Jun 22nd, 2024

Las rebajas que han ido sufriendo las fincas rústicas en nuestro país para conseguir venderse, sobre todo las que acabaron siendo parte de los portfolios bancarios, están invitando a reinventar esos terrenos en los pueblos de toda España.

“Son muchos los que buscan en estos terrenos disfrutar de un día en familia o con amigos sin más, sin necesidad de construir allí una casa ni, siquiera, pernoctar en la mayoría de los casos. La ventaja que hoy ofrecen, además, las energías renovables como la solar para dar luz a estos espacios, permite disfrutarlos todo el año para comidas, reuniones o celebraciones” explican desde Prefabricados Galano, que cada vez dan servicio a más familias que acaban de adquirir una finca.

¿Cómo convertir un terreno en una finca de recreo?

Lo primero que habrá que pensar es el uso que se le va a querer dar.

Si se va a quedar con familia y con amigos, es clave habilitar un pequeño espacio en el que poder crear un porche que, con lonas o incluso con techo de hormigón, pueda dar cobijo a una mesa larga en la que disfrutar de comidas o de barbacoas que se puedan montar.

Para guardar todos los utensilios, nada como instalar a su lado una caseta prefabricada en la que poder también poner, por ejemplo, un espacio que, con las placas solares, permita incluso cocinar en invierno.

Crear una zona de juego, tanto para niños como adultos, con columpios, pistas delimitadas, por ejemplo, para jugar a la canasta o al fútbol o incluso una zona de baño para el verano permitirá planificar planes durante todo el año en esta zona rústica.

Quizás también te interese:  El big data colaborará en el marketing cada vez más

Habilitar una finca para el recreo y convertirla en un espacio para la diversión y el entretenimiento familiar puede ser una excelente idea para crear recuerdos inolvidables con tus seres queridos. Aquí tienes algunas sugerencias para hacerlo:

“Hay una nueva tendencia que viene directamente de las películas americanas y que va en consonancia con las casetas prefabricadas que es habilitar, en un porche lateral, por ejemplo, un espacio más bajo donde crear un área de fogata para las noches de primavera un otoño donde reunirse y contar historias” cuentan.

Añadir plantas, un huerto o incluso un área de mascotas…y quedaría claro algo: ¡sería difícil decir que no a un plan en esa finca!