Sáb. Jun 22nd, 2024

MADRID, 22 (SERVIMEDIA)

El Ministerio de Hacienda y Función Pública considera «impensable» que los 27 Estados miembros de la Unión Europea logren consensuar un acuerdo «en pocos meses» en torno al impuesto del 15% a los grandes grupos empresariales que facturen más de 750 millones de euros y, a su vez, se beneficien de una tributación baja por la localización de su matriz o de sus filiales.

Así lo afirmó el secretario de Estado de Hacienda, Jesús Gascón, en una comparecencia en el Congreso Fiscal 2023 de Lefebvre en la que hizo un repaso de los retos en el ámbito fiscal que liderará España una vez se haga cargo de la Presidencia rotatoria del Consejo Europeo.

Gascón admitió que «probablemente» acaben «desbordados» por «la gran carga de trabajo» que se afrontará durante el segundo semestre de 2023, por lo que es «bastante impredecible» saber qué se aprobará en este periodo de tiempo.

No obstante, aseveró que, en el caso de este impuesto mínimo, es «impensable» que haya un acuerdo. Reconoció que hay «terreno ganado» en términos de las diferentes legislaciones nacionales, pero advirtió de que todavía hay «muchas incógnitas» como el criterio de reparto entre países de la base imponible.

«Es un tema realmente complejo y de una extraordinaria importancia. Desde luego, durante la presidencia española, nosotros avanzaremos este proyecto todo lo que podamos, pero es impensable que en un plazo de pocos meses seamos capaces de lograr un acuerdo global entre los 27 habiendo por medio la regla de la unanimidad», declaró recordando la necesidad de que no existan vetos por parte de ningún Estado miembro, lo que impediría el acuerdo.

Quizás también te interese:  El Gobierno destina 24 millones a regadíos en Almanzora (Almería)

A eso hay que sumarle el contexto internacional. Gascón afirmó que «hay expectativa» de lograr un acuerdo internacional –137 países mostraron su voluntad a aplicarlo a nivel mundial–, pero «no es en absoluto seguro». De hecho, en caso de que ese acuerdo no se produzca, Gascón afirmó que la Unión Europea tendrá que cambiar el rumbo para aprobar este impuesto mínimo del 15%.