Mar. Jun 25th, 2024

MADRID, 07 (SERVIMEDIA)

La Guardia Civil de Vizcaya ha desmantelado un centro de producción de marihuana en interior en la localidad de Laukiz y ha detenido a una persona. La plantación tenía instalado un nuevo sistema de cultivo que permitía ocultar su existencia por deteccion de calor.

Las investigaciones dieron comienzo en el mes de mayo, cuando los agentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial tuvieron conocimiento de la existencia de una vivienda en la localidad, en la que se estaría cultivando marihuana tipo ‘indoor’ (en interior).

Fruto de las indagaciones sobre el terreno y del análisis documental, los agentes lograron ubicar la finca y vivienda donde se encontraba la plantación. Se trataba de un chalet unifamiliar de dos plantas alejado de la carretera, con el césped bien cortado, un vehículo estacionado continuamente en la puerta, aparentando que residía alguien en la vivienda, situación que provocaba un reto para los guardias civiles encargados de la vigilancia operativa, al tener que evitar continuamente su detección.

La persona responsable, residente en Bilbao, permanecía por cortos espacios de tiempo en el chalet. Algunos días no acudía. Sin embargo, la situación cambió días antes de su detención, cuando se observó que permanecía más horas en el interior de la casa, lo que unido al hecho de disminución del consumo de luz y la afluencia de otros moradores a la vivienda, hizo sospechar que habría procedido al corte de los cogollos de marihuana.

Realizada la entrada y registro a la vivienda, los agentes observaron que todas las estancias del chalet estaban acondicionadas con una compleja instalación eléctrica y de riego para albergar una producción de manera cíclica de plantaciones. Las plantas estaban secándose en una habitación contigua a las de cultivo.

Quizás también te interese:  Protección Civil alerta de riesgo de incendios forestales y calor intenso en la mayor parte de la península

El descubrimiento de esta plantación está considerada como una de las más singulares detectadas en Vizcaya, ya que el sistema empleado para la extracción de aire caliente, lo hacía a través de cámaras de aire bajo el suelo de la vivienda. Este método disipaba el calor detectable por medidores térmicos y dificultaba la localización de la plantación.

SISTEMA NOVEDOSO

A esto se unía un revestimiento en paredes de capas de papel aluminio que evitaba la detección de calor en la estructura del chalet, y la existencia de un sistema de extractores que evacuaban el calor internamente dirigidos por conductos a la cámara de aire construida bajo la vivienda, manteniéndola fuera de toda sospecha. Además, la casa se encontraba entre paredes de árboles naturales, que además de impedir la visión, hacían efecto refrigerante hacia la zona interior de la vivienda.

Se lograron intervenir más de 5.500 gramos de cogollo y 9.320 gramos de de picadura vegetal de color verde y ramas con hojas de cannabis sativa. También se ha incautado diversa maquinaria de las utilizadas para procesar grandes cantidades de marihuana, como peladoras de cogollos que facilitan y agilizan en gran manera la extracción de la droga de la planta.

El valor estimado de inversión en material y acondicionamiento de la instalación sería de unos 100.00 euros. La instalación podría producir cinco cosechas anuales, por lo que la Guardia Civil cree que no estaba destinada al consumo local.

Igualmente, se ha intervenido todo lo necesario para el buen funcionamiento de la plantación ilegal, como transformadores, lámparas específicas emisoras de calor o aparatos de refrigeración, abonos específicos y tierra especial para este tipo de cultivo.

Quizás también te interese:  El Gobierno celebra que España acogerá el Mundial de Fútbol de 2030 junto a Portugal y Marruecos

De esta plantación se podrían llegar a obtener hasta 1.000 plantas por ciclo, con una producción hasta 125 kilogramos anual con un beneficio económico de algo más de 800.000 euros anuales (calculo obtenido de la Oficina Central Nacional de Estupefacientes).

La rentabilidad aumentaba con la realización de un enganche ilegal al suministro eléctrico que se realizaba por especialistas para no ser detectados. En este caso, el enganche se encontraba realizado en una arqueta subterránea de suministro dentro de la parcela, lo que hacía indetectable el punto exacto, e impedía la labor inspectora tanto de la compañía eléctrica como de los cuerpos policiales.