Mié. Feb 21st, 2024

El norte de España tiene una serie de paisajes que quitan el aliento de quienes se acercan a descubrirlos. No hay quien haya viajado a las zonas rurales del País Vasco sin enamorarse de sus montañas, de sus bosques, de sus costas o naturaleza. 

Euskadi, conocida por su diversidad geográfica, está teniendo su despertar rural entre cientos de familias que buscan en el entorno de sus herrias una vivienda que acondicionar, incluso apostando por cerramientos, que permitan disfrutar de las vistas todo el año.

“Quien invierte en cerramientos y techos de cristal en País Vasco sabe que lo amortizará tan pronto empiece la época de lluvias y frío. Hoy en día, con las opciones que hay en el mercado, hay soluciones versátiles que aíslan a la perfección las viviendas y permiten disfrutar de espacios que luego pueden volver a estar abiertos en época estival” explican desde Itzalki.

¿Qué se puede disfrutar en el entorno rural vasco?

El País Vasco colinda con la parte más occidental de los Pirineos y también es cuna de los Montes Vascos, que ofrecen espectaculares paisajes montañosos. El Parque Natural de Urkiola es uno de los lugares destacados y recomendados para disfrutar de senderismo y vistas panorámicas. 

Además, los valles como el Valle de Baztán, que ha servido de inspiración para sagas de gran éxito literario, o el Valle de Ayala son lugares pintorescos con campos y ríos acaudalados que permiten disfrutar de la naturaleza en estado puro.

Pero no es lo único. La costa vasca es famosa por sus acantilados, playas y pueblos pesqueros pintorescos. 

Lugares como San Sebastián, Zarautz, Getaria y Hondarribia son conocidos por sus playas y hermosos paisajes y han sido el destino de la alta aristocracia durante siglos. El Flysch de Zumaia, una formación geológica única, es un lugar impresionante para admirar la belleza natural de la costa vasca.

Quizás también te interese:  El PP carga contra la Generalitat de Cataluña por el fracaso de la candidatura de España para los JJOO de invierno

Los caseríos (casas rurales vascas) y las granjas tradicionales forman parte integral de estos paisajes rurales y muchos de ellos se han adaptado para reconvertirse bien en zonas de turismo o en viviendas ya habituales. El Valle de Rioja Alavesa, en la provincia de Álava, es conocido por sus viñedos y bodegas, lo que lo convierte en un lugar perfecto para escapadas gastronómicas.

Finalmente, no se puede hablar de lo rural vasco sin hablar de sus bosques, ideales para practicar senderismo, actividades al aire libre y disfrutar de la flora y fauna autóctonas. El Parque Natural de Gorbeia y el Parque Natural de Armañón son dos ejemplos de áreas naturales que destacan por su belleza y biodiversidad.