Jue. May 23rd, 2024

MADRID, 19 (SERVIMEDIA)

Un equipo de cirujanos de Médicos Sin Fronteras (MSF) ha operado a 240 personas en una semana en un hospital del sur de Jartum (Sudán). La mayoría de ellos sufrió heridas de bala o lesiones provocadas por las explosiones que causan los continuos ataques aéreos y bombardeos que están teniendo lugar tras el inicio de los ataques en el país africano.

Según informó MSF, los hospitales y centros de salud han tenido «serias dificultades para seguir funcionando» desde que el pasado 15 de abril estallaran los combates en la capital sudanesa que rápidamente se extendieron a otras partes del país. Algunas de estas instalaciones han sufrido «graves daños» y otras afrontan una «acuciante falta de personal».

A su vez, muchos sudaneses han huido del país y los que han decidido permanecer en él se encuentran con «grandes dificultades» para desplazarse con seguridad por Jartum.

El Hospital Universitario de Bashair, en el sur de Jartum, fue uno de esos centros médicos que cerraron por completo durante algún tiempo; sin embargo, tal y como atestiguó el coordinador de emergencias de MSF, Will Harper, «médicos y enfermeras, ayudados por un grupo de jóvenes de la comunidad, tomaron la decisión de intentar volver a poner a marcha este hospital después de que se cerrara y de que el personal se marchara para ponerse a salvo».

Cuando el equipo quirúrgico de MSF llegó al sur de Jartum, prosiguió Will Harper, se encontró con «un hospital en el que la gente se está dejando la piel y asumiendo verdaderos riesgos», por lo que «nos hemos unido a ellos para trabajar codo con codo e intentar ofrecer asistencia médica y servicios quirúrgicos a la población de esta zona».

Quizás también te interese:  UAX inicia el curso con un papel destacado de la Inteligencia Artificial en la formación de los futuros profesionales

En la misma línea, Hisham Eid, médico de MSF, refrendó que «cuando llegamos, la situación era caótica», ya que «el hospital no estaba operativo»; no obstante, «ahora la situación está mejorando y podemos atender a muchos pacientes con eficacia».

En este contexto, los miembros de Médicos Sin Fronteras han realizado más de 240 operaciones desde que empezaron a trabajar en el hospital el pasado 9 de mayo, entre las que destacan una media de cuatro intervenciones mayores al día.

En ese sentido, el cirujano de la organización Shahzid Majeed arguyó que han prestado asistencia a «múltiples pacientes con heridas de bala y de arma blanca que estaban muy graves y que no habrían sobrevivido sin una intervención quirúrgica», muchos de los cuales «presentaban heridas en el tórax, el abdomen, el hígado, el bazo, el riñón y el intestino». También han practicado «cirugía reconstructiva vascular, sin la cual los pacientes habrían muerto o habrían perdido algún miembro».

MSF puso de manifiesto que conseguir el equipo quirúrgico es «difícil», al tiempo que los retrasos en la llegada de los suministros a Sudán y a las zonas donde más se necesitan suponen un «gran problema». A ello se añade que la obtención de combustible para hacer funcionar los generadores es una de las «principales preocupaciones», ya que el suministro eléctrico «en el mejor de los casos es intermitente».

Las actividades quirúrgicas en Jartum tienen lugar en el marco de los diversos proyectos que los equipos de MSF desarrollan en los estados de Jartum, Darfur Norte, Darfur Occidental, Darfur Central, Al-Jazeera, Nilo Azul y Al-Gedaref, que incluyen la gestión y el apoyo a hospitales y clínicas, la gestión de clínicas móviles, el suministro de artículos no alimentarios y la realización de actividades de agua y saneamiento.

Quizás también te interese:  El Supremo equipara la separación de hecho a la legal en víctimas de violencia de género para acceder a la prestación en favor de familiares