Sáb. Sep 25th, 2021

El arte no deja de sorprendernos. Cuando ya creíamos saber todo del estilo de pintura de Degas, uno de los pintores parisinos de mayor envergadura y relevancia de la historia del arte y considerado padre del impresionismo, llegan las nuevas tecnologías para poner patas arriba de nuevo un cuadro firmado por este genio.

David Thurrowgood (Museo Reina Victoria de Australia) y David Paterson (especialista en retratos escocés) firman una investigación que ha sido publicada por Scientific Reports en el que resuelven una de las preguntas que giraban en torno al autor: ¿Qué rostro se ocultaba tras Retrato de una mujer?

Por lo que cuentan a lo largo de la publicación, siempre se pensó que este emblemático cuadro escondía alguna figura oculta, aunque para acceder a él habría que haber modificado las pinceladas del cuadro visible, algo que resultaba inviable por la riqueza y valor de la obra.

Sin embargo, con la llegada de las nuevas tecnologías, finalmente ha podido ser posible. Durante la investigación, comenzaron por utilizar una fuente de Rayos X, un cristal monocromático y un detector Maia. Éste último, lo que ha permitido es obtener la composición elemental de los materiales. Pero no se han quedado simplemente en confirmar la existencia del rostro de una modelo, sino que han sido capaces incluso de darle color volviendo a interpretar los pigmentos originales. ¿Cómo? A través de un software que es capaz de poner en conjunto la alta resolución, las imágenes obtenidas y los colores asociados a cada elemento de la obra.

Así, hoy podemos también ver el rostro de la modelo, una mujer con mejilla y oreja oscurecido que corresponde con Emma Dobigny, cuyo verdadero nombre era Marie Emma Thuilleux. Fue también modelo de Edgar Degas y de otros pintores de la época con anterioridad y, sin duda, era una de las favoritas de este impresionista.