Mar. Ago 9th, 2022

MADRID, 03 (SERVIMEDIA)

El 30% de los españoles ha cancelado sus vacaciones y más de la mitad busca alojamientos «más económicos» a causa de la inflación de cara al verano.

Así lo desvela un estudio de la plataforma global de investigación de mercados Appinio, que realizó una encuesta para valorar cuáles son los hábitos más comunes de los españoles a la hora de escoger sus vacaciones estivales.

Según la encuesta, a pesar de que el 18% de los consultados afirmó tener una renta mensual de hogar de 1.001 a 1.500 euros, el 40% se ha visto obligado a posponer sus planes de vacaciones de verano debido al encarecimiento de los precios y el 57% de ellos ha tenido que acortar la duración de las mismas.

El 24% se va de vacaciones la primera quincena de agosto, frente a un 19% que ha decidido no ir de viaje a ningún lugar y, entre los que viajarán, el 34% pretende hacerlo durante un periodo de seis a ocho días y el 30%, de dos a cinco días, mientras que el 2% irá de excursión solo un día.

Con respecto al destino elegido, casi ocho de cada 10, el 79%, pasarán sus vacaciones en España, frente a aquellos que han elegido un destino fuera de Europa (7%).

DESTINOS MÁS ELEGIDOS

Dentro de España, los destinos más elegidos son los de sol y playa, con Andalucía a la cabeza (31%), seguida de Comunidad Valenciana (23%), Cataluña (14%), Galicia (13%) y Canarias (12%).

Además, el 53% de los españoles aboga por pasar sus vacaciones en un hotel, frente al 6% que decide quedarse en una caravana o camper.

Por lo que respecta al presupuesto, el 24% tiene planeado gastar aproximadamente de 51 a 70 euros por noche en el alojamiento de sus vacaciones de este año, frente a aquellos que calculan gastar menos de 30 euros por noche (13%).

En este sentido, hasta un 63% respondió que está de acuerdo en reducir otro tipo de gastos como el consumo en bares y restaurantes o la compra de ropa para poder irse de vacaciones.

Finalmente, el 61% ha decidido usar su propio coche para viajar hasta su destino vacacional, pese a que para el 45% la subida del precio de la gasolina ha tenido un «impacto» en su decisión sobre el medio de transporte a utilizar para trasladarse.