Sáb. Dic 3rd, 2022

MADRID, 20 (SERVIMEDIA)

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Pere Aragonès, no descartó este miércoles que ERC se plantee dejar de apoyar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, si no se realiza una investigación para aclarar el presunto caso de espionaje a más de 60 líderes independentistas mediante el programa Pegasus y que se asuman responsabilidades.

Si no se realiza esta investigación, explicó Aragonès en una entrevista en RAC 1 recogida por Servimedia, «ERC tendrá que debatir si tiene que continuar como hasta ahora o tiene que cambiar». «Yo soy partidario de que la relación no puede continuar igual», añadió, aunque aseguró que su partido «no entrará en especulaciones», sino que irán decidiendo «paso a paso».

En este sentido, recalcó que este supuesto caso de espionaje es «de los hechos más graves que han pasado desde la investidura de Pedro Sánchez». Por ello, insistió en pedir que se haga una investigación interna con una supervisión independiente que explique «claramente» quién ordenó este espionaje, qué alcance tiene, qué datos se han capturado, qué se ha hecho con ellos y, a continuación, que se «asuman responsabilidades».

CIUDADANOS DE SEGUNDA

Durante la entrevista, Aragonès señaló que cree que el objetivo de este espionaje es «hacer daño personal, político e intentar adquirir una ventaja para contrarrestar la defensa de personas que están sometidas a un juicio», como es el caso del espionaje a los abogados, que es «excesivamente grave».

Asimismo, lamentó que en España hay ciudadanos de «primera y de segunda», los de «primera» son «los políticos de Madrid, el Gobierno del Estado y los medios de comunicación en el entorno de la capital y que hace silencio sobre este tema» y los de «segunda» son los «independentistas y el conjunto de la ciudadanía de Cataluña».

Por ello, critico que cuando se entra en el móvil del presidente de la Generalitat de Cataluña «aquí no pasa nada», pero si le hubiese pasado a «alguna presidenta de algún gobierno autonómico del Partido Popular hubiese bajado la Virgen de la Almudena».

Por este motivo, Aragonès volvió a pedir «una explicación, transparencia y que esto no se «tape sobre secreto de Estado». En este sentido, aseguró que es «imprescindible» que el Estado «tome medidas» si quiere tener la «credibilidad» de que existe una «aproximación» a la «realidad política y social» de Cataluña.

EXPLICACIONES

Comentó que se puso en contacto con Sánchez y este le emplazó a que sigan trabajando los equipos y mostró su voluntad de «reconducir la situación». Al respecto, Aragonès dijo que lo imprescindible es que el Gobierno «tome medidas» porque las explicaciones de la portavoz del Ejecutivo, Isabel Rodríguez, tras el Consejo de Ministros «son insuficientes».

Además, informó de que mañana va a Madrid para reunirse en el Congreso de los Diputados con todos los representantes de los partidos políticos que han sido espiados, es decir ERC, Junts, la CUP y EH Bildu, aunque manifestó que espera también reunirse con otros partidos que han expresado su «consternación» por este caso, como Podemos y el PNV.