Jue. May 26th, 2022

MADRID, 25 (SERVIMEDIA)

El 65% de los trabajadores españoles consideran más importante su vida personal que la profesional y el 45% estarían dispuesto a dejar su trabajo si no le permitiera disfrutar de su vida personal, mientras que el 42% afirman que lo han hecho, según un estudio de Randstad publicado este lunes.

El informe se ha realizado a partir de unas 13.000 entrevistas en 33 países, con lo que se pone de relieve que los trabajadores españoles se sitúan seis puntos por encima de la media (59%) a la hora de anteponer la vida personal a la profesional. Además, el 29% de los empleados españoles preferirían estar desempleado a ser infeliz en un trabajo, y el 56% no trabajarían de no tener obligaciones económicas.

En el conjunto de los países, los segmentos de edad más jóvenes son los que más priorizan la vida profesional sobre la personal. El 56% de la ‘generación Z’ y el 55 % de los ‘millennials’ afirman que dejarían su trabajo si les impidiera disfrutar de la vida, en comparación con poco más de un tercio (38%) de los ‘baby boomers’.

Por otro lado, la ‘generación Z’ y, en particular los ‘millennials’, están «listos para priorizar su felicidad general por encima de su carrera», ya que casi dos de cada cuatro (40% y 38%, respectivamente) dicen que prefieren estar desempleados que infelices en un trabajo, un porcentaje que solo es del 25% en el caso de los ‘baby Boomers’, según Randstad.

VALORES DE LAS EMPRESAS

Por otro lado, el 43% de los profesionales españoles no aceptarían un trabajo en una empresa que no se esfuerce en mejorar su diversidad y equidad, el 40% en el caso de que no lo hiciera en materia de sostenibilidad, y el 38%, si no se involucrara en cuestiones sociales y ambientales. De hecho, el 42% de los españoles estarían dispuestos a cobrar menos si su trabajo contribuye en algo a mejorar la sociedad (frente al 34% de la media mundial).

Además, el 69% consideran que sus valores coinciden con los de los empleadores, mientras que la media mundial se sitúa en el 73%.

De nuevo, los jóvenes son los que están más dispuestos a cambiar de trabajo, en este caso, si sus valores no coinciden con los de su empresa. Casi la mitad de los ‘millennials’ (48%) y la ‘generación Z’ (49%) no aceptarían un trabajo en una empresa que no se alinea con sus valores en cuestiones sociales y ambientales en comparación con poco más de un tercio (35%) los de ‘baby Boomers’.

FIDELIDAD A LA EMPRESSA

Según Randstad, en general, los trabajadores españoles son más «fieles» a sus empleadores que sus compañeros de otros países. El 65% se sienten comprometidos a su empresa (frente al 60% de media), mientras que el 19% busca empleo de manera activa (frente al 22%).

Asimismo, el 38% de los profesionales de España no aceptaría un trabajo si no dispusiese de flexibilidad en cuanto al lugar de trabajo, y el 41%, en cuanto a los horarios. De hecho, un tercio de los españoles han renunciado a un empleo porque no ofrecía la suficiente flexibilidad.

Otros aspectos muy valorados por los profesionales españoles son la importancia de la conciliación entre vida personal y profesional -elegido por el 96% de los profesionales, frente al 94% de la media mundial-, las opciones de formación -elegido por el 81%, frente al 76% de media-, un sueldo más atractivo -el 65%, frente al 60%-; y las posibilidades de crecimiento -46% frente al 40%-.

«No es ningún secreto que los profesionales cada vez exigen beneficios y valores que van más allá del sueldo a la hora de encontrar trabajo. En una situación en la que la escasez de talento lastra la recuperación, a menudo las empresas están obligadas a adaptarse a las demandas y preferencias de los candidatos si no quieren perderse oportunidades», aseguró el director de Randstad Research, Valentín Bote.