Mié. Nov 30th, 2022

MADRID, 23 (SERVIMEDIA)

El Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas de España (CNOO) advirtió de que la población española no sigue los correctos hábitos de lectura para la protección de la visión, independientemente del formato de papel o electrónico.

Con motivo de la celebración este sábado del Día Internacional del Libro, el CNOO recomendó seguir una serie de consejos relacionados con la ergonomía visual, como adoptar una postura erguida, parpadear con frecuencia, descansar los ojos unos minutos observando un objeto o paisaje lejano, y utilizar gafas o lentes de contacto para leer bajo prescripción.

Los ópticos-optometristas aseguraron que si no se siguen estas indicaciones a la hora de leer, «se podrían percibir signos o síntomas como sequedad ocular, picor de ojos, visión doble o dolores de cabeza», explicó el decano del CNOO, Juan Carlos Martínez Moral.

Algunas de estas manifestaciones, como la fatiga ocular, son propias del Síndrome Visual Informático (SVI), una afección muy común entre los que utilizan con asiduidad cualquier tipo de pantalla para leer, como libros electrónicos mal iluminados, tabletas, ordenadores y móviles, entre otros.

Por este motivo, desde el CNOO se hizo hincapié en el uso de soportes digitales homologados para la lectura y compensar con gafas o lentes de contacto para los defectos refractivos como la miopía, hipermetropía o astigmatismo, ya que «un mal uso prolongado de un dispositivo, unido a un defecto visual sin compensar, puede provocar fatiga visual, cefalea y mareos», añadió Martínez Moral.

ILUMINACIÓN Y FATIGA VISUAL

Los ordenadores, tabletas y móviles son similares entre sí porque cuentan con pantallas que se iluminan, lo que supone un inconveniente para los ojos del usuario que tiene que mantener la mirada fija en una fuente de luz directa que provoca fatiga visual.

Por el contrario, los libros electrónicos utilizan tinta electrónica, lo que significa que sus pantallas no están iluminadas, sino que ofrecen una imagen que debe ser iluminada desde fuera, al igual que ocurre con el papel. Por este motivo, la luz ambiental resulta clave para tener una visión cómoda.

Sin embargo, «la lectura de un libro electrónico, ordenador o libro en papel, independientemente de si la pantalla está retroiluminada o no, puede provocar fatiga visual, por lo que los descansos cada cierto tiempo son recomendables», matizó el decano del CNOO.

CONSEJOS

Con el fin de evitar la fatiga visual y otros problemas visuales, los óptico-optometristas aconsejaron descansar cinco minutos por cada hora de lectura; para relajar los músculos oculares, alternar la visión entre un objeto cercano y otro lejano cada 20 minutos (mirando por la ventana, por ejemplo) y parpadear con frecuencia y, si existe sequedad, acudir al óptico-optometrista.

A todo ello añadieron la necesidad de ajustar el brillo y contraste de la pantalla para que esté en consonancia con la iluminación de la habitación; tratar de leer con la luz apropiada (mejor si es natural) y optar por una iluminación lateral para evitar los reflejos y al leer en un monitor, aumentar la velocidad de refresco de la pantalla. En este caso se recomiendan 70-75 Hz como una buena medida para reducir la fatiga visual.

Además, si se utiliza un libro electrónico, mantenerlo a unos 35-40 cm de distancia de los ojos; ajustar el tamaño de la letra del dispositivo; no usar medios electrónicos si se está cansado y acudir al óptico-optometrista si se notan molestias o algún problema visual.