Jue. Feb 2nd, 2023

– El Gobierno apuesta por reactivar el Observatorio de Convivencia Escolar para atajar las secuelas emocionales de la pandemia

MADRID, 08 (SERVIMEDIA)

El Ministerio de Educación y Formación Profesional propuso este martes que los problemas de convivencia se aborden de forma «transversal» en los centros educativos y por parte de «todas» las administraciones y actores implicados, como autonomías, profesores, familias y alumnado. Con ello se quiere evitar que sobre estas víctimas caiga «un manto de silencio» como el que han sufrido las víctimas de delitos sexuales.

«El abordaje de problemas de convivencia debe abordarse de manera sistémica, por todas las administraciones y toda la comunidad educativa. Tenemos que instituir la cultura de la convivencia pacífica y la defensa de los niños vulnerables», remarcó este martes en un encuentro informativo el secretario de Estado de Educación, José Manuel Bar, que instó a «llegar a un acuerdo» conjuntamente, pues, según él, si no se ponen «todos» a la tarea no se conseguirá «vencer» el problema.

Las recomendaciones en las que se está trabajando contemplan, por ejemplo, que los policías locales tengan más presencia en los colegios o que los profesores hagan un seguimiento de lo que publican sus alumnos en redes sociales, para estar «al tanto» de posibles situaciones de acoso entre alumnos.

De todo ello se habló, horas antes, en la reunión que convocó Educación para reactivar la labor del Observatorio de Convivencia Escolar para atajar las secuelas emocionales que ha provocado la pandemia en la comunidad educativa.

La cita congregó a unos 40 representantes de los ministerios de Educación, Justicia e Interior, las comunidades autónomas y otros representantes educativos, como sindicatos, la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), confederaciones y federaciones de asociaciones de padres y madres, confederaciones y federaciones de asociaciones de alumnos y organizaciones empresariales, entre otros.

Para el ‘número dos’ de la ministra Pilar Alegría, ese manto de silencio sobre las víctimas es «lo peor» que se puede hacer con ellas, por lo que prometió también trabajar en su «reparación». «Tenemos que darle la vuelta» y que los colegios aborden «con energía y no traten de taparlo», dijo el secretario de Estado.

Además de la restauración, prosiguió, también es una cuestión que se está abordando en los trabajos emprendidos por el observatorio la prevención y actuación rápida para evitar casos extremos como el de Kira, una estudiante acosada que acabó suicidándose, y cuyo caso conoció la propia ministra hace unos días en una reunión con sus padres.

ÓRGANO CONSULTIVO

El observatorio, explicaron desde Educación, es «un órgano consultivo y específico» que ya se ha reunido varias veces en los últimos meses y que se propuso trabajar hace un año en varias tareas para avanzar en cuestiones como la ciberconvivencia y la implantación de la figura del coordinador de bienestar emocional en las escuelas, en cumplimiento con la nueva ley educativa, la Lomloe, y la de protección de la infancia.

Para ello, se han impulsado grupos de trabajo y se están ultimando guías, manuales y formaciones enfocados a toda la comunidad educativa: familias, profesores y alumnado.

De hecho, en los próximos días estarán disponibles en la web del Ministerio la guía ‘Coordinador o coordinadora de Bienestar y Protección en la Comunidad Escolar’, con pautas orientativas para su implantación, así como las ‘Recomendaciones para Trabajar la Ciberconvivencia en los Centros Escolares’.

Educación también se plantea radiografiar la convivencia en España, pues los informes que hay son «parciales». Esos indicadores ahondarán en la tipología de situaciones y otros rasgos como género y que informes como los ofrecidos por Save the Children o la OCDE (que considera que España era el tercer mejor país de Europa en convivencia escolar en 2018). «Tenemos que hacer un cambio cultural», zanjó Bar.