Sáb. Dic 3rd, 2022

MADRID, 08 (SERVIMEDIA)

El coordinador general de Operaciones en el Mediterráneo de Médicos Sin Fronteras (MSF), Juan Matías Gil, alertó este martes de que la situación a bordo de su barco de salvamento «se deteriora día a día» ante la negativa de las autoridades italianas a permitir el desembarco de todas las personas rescatadas en el mar que viajan en él.

«La situación a bordo del ‘Geo Barents’ se deteriora cada día con esta incertidumbre, la falta de información y el no saber lo que pasará luego». Las personas rescatadas «no saben cuándo van a desembarcar y cuáles son las etapas a seguir», y resaltó que «es muy difícil controlar a 200 personas sin darles ninguna información».

Atracado frente al puerto de Catania, el ‘Geo Barents’ alberga en la actualidad a 214 hombres paquistaníes, egipcios, bangladesíes y sirios. 357 personas «vulnerables» pudieron bajar, esencialmente mujeres, niños y enfermos.

Según explicaron desde la ONG, este lunes dos varones se lanzaron desde la borda del barco, desesperados por la situación a bordo, y un tercero los imitó, pero volvió voluntariamente. Tras nadar una corta distancia, los dos primeros llegaron al muelle, es decir, a suelo italiano, y desde entonces permanecen allí sentados y se niegan a regresar. «Prefieren irse con la policía que volver al barco», afirmó Gil.

Además del ‘Geo Barents’, el buque alemán ‘Humanity 1’, de la organización SOS Humanity, permanece también atracado frente al puerto de Catania. Transporta a 35 supervivientes, ya que 144 personas sí pudieron bajar.

Para Juan Matías Gil, «extender el período de permanencia a bordo nos pone en una situación de extrema dificultad de cara a controlar a la gente y su afectación mental». Será muy difícil controlar «la conducta que pueden llegar a tener», alertó. «Ya hemos visto que en la desesperación, ayer comenzaron a lanzarse al agua. No descartamos que se pueda repetir».