Sáb. Jun 22nd, 2024

MADRID, 30 (SERVIMEDIA)

El 14% de demandantes de vivienda que habitaban en una zona urbana está buscando casa en la periferia, al igual que ocurría en 2022, según Fotocasa.

Según informó este miércoles el portal inmobiliario, en su último análisis ‘Vivir fuera de las ciudades’ de 2023 se confirma una mayor predisposición a buscar vivienda fuera de las grandes ciudades, tal y como ya se apreciaba, con leves variaciones, en 2022. El punto de partida es que un 32% de los demandantes de vivienda viven (o vivían antes de la operación inmobiliaria) en una capital de provincia.

Otro 27% de ellos reside en alguno de los grandes centros urbanos españoles. Sin embargo, el porcentaje de demandantes que busca inmuebles en propiedad o en alquiler en estos lugares es del 31% y el 25%, respectivamente. Es decir, hay más demandantes viviendo en estos lugares que interesados en estas zonas.

En las zonas rurales, el extrarradio de las grandes urbes y las localizaciones cerca de la costa sucede justo lo contrario. Hay más demandantes buscando vivienda en estas zonas que demandantes que ya residen allí. La diferencia es de tres puntos (del 17% al 20%) en las zonas rurales; de cuatro en el extrarradio (del 15% al 19%); y hasta de cinco puntos en localizaciones cerca de la costa (del 14% al 19%).

«Las nuevas exigencias de zonas ajardinadas y de más contacto con la naturaleza están relacionadas con la búsqueda de tranquilidad y bienestar. La mejora de calidad de vida es un reclamo de la mayoría de la sociedad y estos aspectos son más fáciles de encontrar en la periferia que en el centro de una gran urbe. Por lo tanto, la demanda continúa dirigiéndose hacia la montaña, la playa y zonas de costa, propiciando un éxodo rural donde encontrar una segunda vivienda o instalar su residencia habitual», afirmó la directora de Estudios y portavoz de Fotocasa, María Matos.

Quizás también te interese:  El impacto de las celebridades en la opinión pública: ¿Cómo influyen en la sociedad?

Son porcentajes similares a los registrados en años anteriores y que tienen que ver con la propia configuración de la demanda en su conjunto; un conjunto que incluye la segunda residencia o los alquileres de curso escolar, explicó Fotocasa.

COMPRA Y ALQUILER

Estos datos muestran una tendencia que se manifiesta de manera diferente en función de compradores o inquilinos. Así, las capitales de provincia y los grandes centros urbanos tienen más protagonismo en la demanda de alquiler: casi diez puntos de diferencia con respecto a la demanda de compra.

Sin embargo, en las zonas rurales, cerca de la costa y en los extrarradios urbanos la demanda de vivienda en propiedad es mayor a la de arrendamiento (entre uno y cuatro puntos de diferencia).

Estas cifras, se mantienen en línea con los registros anteriores de Fotocasa Research, aunque con algunas diferencias. El 28% de demandantes de compra que han buscado en una capital de provincia suponen dos puntos porcentuales más que el 26% de febrero de 2022. También han ganado protagonismo los grandes centros urbanos, que registra un 23% en 2023 frente al 20% de un año antes en la demanda de casa en propiedad.

A partir de estas dos variables, el lugar de residencia de los demandantes de vivienda antes de la operación y ubicación de su búsqueda inmobiliaria se puede deducir de este grupo ese segmento muy concreto del 14% de demandantes que vivían en una zona urbana y ha buscado casa en una zona periférica.

Sus motivos para hacerlo tienen que ver en un 39% (46% registrado un año antes), con la búsqueda de una zona más tranquila. La pretensión de encontrar precios más asequibles (31%), la búsqueda de terraza o jardín (30%) o la mejora de la calidad de vida (28%) son otros de los argumentos con más importancia.

Quizás también te interese:  El proyecto de Cáritas 'Moda re-' concienciará sobre el consumo racional de ropa en el Low Festival de Benidorm

Sin embargo, el arrendamiento y la propiedad son mercados con dinámicas diferentes. En el primero solo hay un 12% de demandantes pretendiendo hacer ese cambio residencial de la ciudad a la periferia, mientras que en el segundo ese porcentaje alcanza el 16%.