Sáb. Dic 3rd, 2022

MADRID, 16 (SERVIMEDIA)

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, afirmó este miércoles que «es el momento de iniciar» un plan de consolidación fiscal que permita «una reducción gradual del déficit público estructural», al disponer de los fondos europeos como mecanismo de impulso de la expansión fiscal.

Así lo dijo Hernández de Cos durante la Convención Anual Financiera 2022 organizada por la Asociación de Mercados Financieros.

El gobernador explicó que los fondos europeos generan una expansión fiscal sin elevar el déficit público estructural y, por ello, consideró que «es el momento de iniciar un plan de consolidación fiscal» para reducir el déficit público. «Estamos ya en condiciones» de hacerlo, afirmó.

«El uso de los fondos nos permite soplar y sorber al mismo tiempo» y se puede actuar con un tono «expansivo» al tiempo que se reduce el déficit estructural, según consideró Hernández de Cos.

El gobernador insistió en que las medidas de política fiscal deben ser «focalizadas» en los colectivos vulnerables. Destacó que, según estimaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la mayoría de las medidas que han tomado las economías avanzadas hasta la fecha para limitar el impacto de los elevados precios energéticos «no han sido precisamente focalizadas».

También apuntó que las medidas deben ser «temporales», que si el repunte inflacionista se intensifica, la política presupuestaria debería ser «más restrictiva», y subrayó que el tono agregado de las políticas fiscales del área del euro «debería normalizarse».

Hernández de Cos instó a «evitar» un estímulo «generalizado» para la economía con las medidas fiscales y advirtió de que si se produjera, se incrementarían las presiones inflacionistas y eso conduciría al Banco Central Europeo a «reaccionar» con la política monetaria, «con las consiguientes consecuencias adversas» para el coste de financiación de las administraciones públicas y de hogares y empresas.

Preguntado sobre las medidas para hipotecados que el Gobierno negocia con la banca, Hernández de Cos respondió que «la dificultad reside en la definición del colectivo de vulnerables». Si se identifica bien a éste, «reduciremos los riesgos» de que las medidas puedan afectar negativamente al crédito.