Mar. Jun 25th, 2024

MADRID, 19 (SERVIMEDIA)

El Gobierno reconoció este martes el gesto que ha tenido el líder de Junts y expresidente catalán, Carles Puigdemont, al poner en valor que «nunca antes había habido tantos países de la Unión que se mostraran favorables a la idea» de reconocer el catalán.

En La Moncloa, fuentes consultadas por Servimedia destacaron que «ha ido bien lo de Bruselas» pese a que en Madrid han tenido que lidiar con cierto enfado por parte del PNV por las palabras del ministro de Exteriores en funciones, José Manuel Albares, y la prioridad del catalán respecto a vasco y gallego.

Por su parte, otras fuentes socialistas señalaron que esa diferencia quedó solventada cuando se le explicó en los pasillos del Congreso al portavoz del PNV en la Cámara, Aitor Esteban, que el trámite en la Unión Europea de las tres lenguas requería un cierto calendario y orden de implantación.

Desde Bruselas, el jefe de la diplomacia española reconoció que algunos socios ven «difícil» la inclusión de tres nuevos idiomas «de una sola vez», por lo que se han planteado periodos transitorios y gradualidad de esta medida. «Hemos propuesto iniciar su despliegue primero con el catalán y luego con las siguientes lenguas», dijo.

Esa fue la explicación que ofreció Albares al término del Consejo de Asuntos Generales (CAG) en cuyo orden del día el Gobierno, como presidencia rotatoria de la UE, había incluido la propuesta, discusión y adopción de una modificación del reglamento 1/58 del Consejo de la UE que regula las lenguas oficiales.

Esta cuestión de las lenguas oficiales, el mismo día que el Congreso de los Diputados celebraba su primer pleno plurilingüe, se enmarca en los contactos del PSOE con Junts para garantizar una investidura de Pedro Sánchez.

Quizás también te interese:  Los Comunes auguran que en el pleno de investidura de Feijóo ya se hablará en lenguas cooficiales

No obstante, en esa clave, Puigdemont aseguró que «no es suficiente» lo visto hoy con el catalán y avanzó que el Estado «sabe» que tiene «trabajo pendiente» y que debe hacerlo «sin perder» el tiempo porque «la oportunidad» es «ahora».