Dom. Abr 14th, 2024

Revisar las cubiertas antes de las precipitaciones será clave para ahorrar dinero a la comunidad y problemas a los vecinos.Pese a que, según AEMET, se espera un otoño más templado de lo normal, con una media de un grado por encima de lo normal, lo cierto es que esta estación tiene algo que la define: las tormentas y la inestabilidad.

Eso significa que es el momento perfecto para comenzar a revisar cómo se encuentran las cubiertas para evitar que, con el avance de las precipitaciones y heladas, se acaban creando filtraciones que, llegado el frío, complican sobremanera su secado, arreglo y solución.

¿Qué recomiendan los expertos? Apostar por la prevención y por impermeabilizar de forma correcta tejados, terrazas y cubiertas para evitar complicaciones.

Aunque pueda parecer que el agua solo se convierte en filtración cuando se acumula, lo cierto es que hay muchas razones por las que puede encontrar una vía de entrada en la estructura de la edificación, haciendo de las vías de escape su aliado.

El aire, la condensación superficial, la energía cinética o la convección son solo algunos de los motivos que pueden llevar a que acabe creando goteras o humedades. De ahí que haya que prestar verdadera atención a la hora de buscar soluciones que sean duraderas y que de verdad respondan a la necesidad de cada caso.

“Para impermeabilizar bien una cubierta o tejado, por ejemplo, es necesario saber elegir bien el producto hidrófugo que va a utilizarse. En primer lugar hay que determinar cómo se producirían, si por ejemplo su causa serían filtraciones, la condensación o si, por el contrario, se debe a un accidente con un sumidero o canalón” explican desde Loga Rehabilitaciones.

Quizás también te interese:  Agosto se estrenará con la posible tercera ola de calor del año en España

Una vez determinado cuál sería el problema a resolver es el momento de seleccionar la mejor opción para su prevención e impermeabilización.

Hay tres opciones principalmente: los sistemas asfálticos que irían adheridos, los sistemas poliméricos, que igualmente irían adheridos o los de base minerales que irían líquidos.

Ciertamente, las telas asfálticas son las más habituales en las cubiertas ya que es una de las soluciones más sencillas y no necesitan de medios técnicos específicos para poder colocarlo, aunque cada vez hay más comunidades y profesionales que deciden dar un paso más y plantearse sistemas poliméricos debido a la versatilidad de soluciones preformadas y en forma de pintura.

Para cubiertas, no obstante, descartan también las bases minerales ya que no solucionarían de forma efectiva el problema.

Sea como sea, es el momento de ponerse manos a la obra, definir cuál sería la mejor fórmula y evitar que lleguen las lluvias antes de las lamentaciones.