Sáb. Dic 3rd, 2022

– Dinamarca lidera el ranking, según un estudio internacional

– China y Estados Unidos, que son los mayores contaminantes del mundo, tienen un bajo desempeño climático

MADRID, 14 (SERVIMEDIA)

España asciende al 23º puesto en acción climática de una lista de 59 países y la Unión Europea que aglutina más del 90% de las emisiones de gases de efecto invernadero en el planeta. Es uno de los países que más ha mejorado en el último año, mientras que el mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo, China, protagoniza el principal descenso en desempeño climático.

Así se desprende del ‘Índice de desempeño frente al cambio climático’, coordinado por la ONG Germanwatch, NewClimate Institute y la Red de Acción Climática (CAN, por sus siglas en inglés), dado a conocer este lunes en plena Cumbre del Clima de Sharm el Sheij (Egipto), conocida como COP27.

El informe analiza la acción climática de los países más contaminantes y la UE por su nivel de emisiones de gases de efecto invernadero (valorado con un 40% del total), las energías renovables (20%), la eficiencia energética (20%) y la política climática (20%). Por tanto, evalúa en qué medida los países están tomando las medidas adecuadas para lograr el objetivo del Acuerdo de París de limitar el calentamiento global. Debido a la invasión rusa en su territorio, Ucrania queda fuera del ranking de este año.

El trabajo, que cumple su 17ª edición, fue elaborado por unos 450 expertos de clima y energía de todo el mundo. El índice vuelve a dejar vacantes los tres primeros puestos (como ocurre desde 2008) porque ningún país analizado ha activado políticas para mantenerse en el límite de un calentamiento global de entre 1,5 y 2ºC respecto a los niveles de la era preindustrial, un objetivo que aparece recogido en el Acuerdo de París.

España se sitúa en la 23ª posición, con 58,59 puntos, lo que supone que ha subido 11 puestos respecto al año pasado, según pudo comprobar Servimedia. Las posiciones de España en todas las ediciones son las siguientes: 43ª en 2005, 38ª en 2006, 29ª en 2007; 28ª en 2008, 32ª en 2009, 35º en 2010 y 2011, 27ª en 2012, 22ª en 2013, 28ª en 2014, 41ª en 2015, 33ª en 2016, 38ª en 2017, 35ª en 2018, 34ª en 2019, 41ª en 2020, 34ª en 2021 y 23ª en 2022.

OTROS PAÍSES

Los tres primeros puestos llevan vacantes desde 2008 porque ningún país ha obtenido una calificación general ‘muy alta’ ni ha seguido el camino necesario para mantener el calentamiento global dentro del límite de 1,5 grados con respecto a la era preindustrial.

Islandia lideró el ranking en 2005 y Suecia en 2006 y 2007. A partir de entonces, el mejor país -es decir, el cuarto puesto- ha sido Suecia (2008, 2011, 2017, 2018, 2019 y 2020), Brasil (2009 y 2010), Dinamarca (de 2012 a 2015, 2021 y 2022) y Francia (2016).

Dinamarca es cuarta y se sitúa como primer país en el ranking (79,61 puntos). Suecia (73,28), Chile (69,54), Marruecos (67,44), India (67,35), Estonia (65,14) y Noruega (64,47) completan el ‘top ten’.

Los principales ascensos del ranking corresponden a Países Bajos (del 32º lugar del año pasado al 9º ahora), Filipinas (del 33º al 12º) y España (del 34º al 23º). Por el contrario, los mayores descensos pertenecen a China (del 38º al 51º), Francia (del 17º al 28º) y Tailandia (del 31º al 42º).

La actual crisis energética derivada de la invasión rusa en Ucrania muestra que el mundo sigue dependiendo de los combustibles fósiles, pero algunos países tienen una mejor posición que otros al adoptar medidas ambiciosas en la mitigación del cambio climático, la eficiencia energética y sobre energías renovables.

La buena noticia es que países como Chile, Marruecos e India han tenido en los últimos años un buen desempeño climático y se están acercando a líderes como Dinamarca y Suecia. Sin embargo, China, que es el mayor emisor de gases de efecto invernadero, se queda muy atrás al descender 13 posiciones en un año y situarse en el 51º puesto, solo uno por delante del segundo mayor emisor, Estados Unidos.

«La crisis energética muestra que una mitigación climática ambiciosa es la forma más razonable de avanzar económicamente: todos los países deben independizarse del carbón, el petróleo y el gas. La energía renovable es globalmente menos costosa que cualquier planta de energía fósil recién construida y las inversiones en eficiencia energética son una parte esencial en el camino hacia la neutralidad de carbono. Dinamarca, Suecia y Noruega demuestran cómo puede ser una expansión rápida y sostenible de las energías renovables», indicó Niklas Höhne, de NewClimate Institute y coautor del informe.

Jan Burck, de Germanwatch y coautor del estudio, destacó: «Es un momento de la verdad. ¿Cómo de serios son los países sobre sus compromisos climáticos? Hoy en día, se hace evidente que el sistema de combustibles fósiles sigue siendo muy fuerte y está presente, y que no solo el clima, sino también la seguridad energética, nos insta a la transición. Los países ahora deberían usar este impacto externo para enfocarse en expandir las energías renovables y aumentar la eficiencia energética para reducir rápidamente su dependencia de los combustibles fósiles».

CHINA, EEUU Y UE

China registra el mayor descenso en el nuevo índice de desempeño climático, pese a su fuerte desarrollo en energías renovables, pero también ha invertido en nuevas centrales eléctricas de carbón. «Hasta ahora, China no ha logrado frenar el aumento de las emisiones y revertir la tendencia. Si a la expansión de las energías renovables le sigue ahora el cierre de las centrales eléctricas de carbón, China podría volver a subir en el índice», indicó Höhne.

«Estados Unidos, por otro lado, está subiendo principalmente debido al cambio de política de la Administración Biden. El presidente Biden no solo ha anunciado muchos objetivos y políticas nuevos para la acción climática, sino que también ha entregado un impresionante paquete de implementación. Sin embargo, el nivel de emisiones per cápita, así como la proporción de energía renovable per cápita, todavía se califican como muy bajos», indicó Burck.

Por otro lado, Dinamarca lidera el índice un año más. Es el único país con una política climática internacional calificada como ‘muy alta’. Chile asciende tres posiciones al adoptar este año una ley marco de cambio climático que incluye el compromiso de alcanzar cero emisiones netas para 2050. Indica mejora por sus bajas emisiones per cápita y su creciente participación en energías renovables.

Por el contrario, los países con peor desempeño en la clasificación general son Irán, Arabia Saudita y Kazajistán. Son particularmente débiles en energías renovables y dependen en gran medida del petróleo. Además, Arabia Saudí es el país con mayores emisiones de gases de efecto invernadero per cápita de las naciones del G-20. El país con el desempeño más débil en política climática es Rusia y tampoco obtienen buena nota Turquía, Hungría y Brasil.

La UE sube tres posiciones hasta escalar al 19º debido a una mejor política climática debido al paquete de implementación y objetivos mejorados en el paquete de medidas que pretende reducir las emisiones de CO2 un 55% en 2030 con relación al nivel de 1990.