Sáb. Dic 3rd, 2022

– Las vacunas de ARN mensajero inducen una respuesta de anticuerpos y celular «más potente y duradera»

MADRID, 07 (SERVIMEDIA)

Un estudio de seguimiento realizado por la Clínica Universidad de Navarra a 709 de sus profesionales ha demostrado que la protección frente a la covid-19 aumenta con la inmunidad híbrida, cuando se combina la natural, generada por haber pasado la infección, con la creada tras la administración de la vacuna contra el virus.

Entre marzo y diciembre de 2021 se realizaron análisis de sangre para estudiar la producción de anticuerpos y la inmunidad celular en un grupo de profesionales de la Clínica a los que se había inoculado combinaciones de las vacunas de Moderna, Pfizer o AstraZeneca, y que conformaban cinco pautas distintas de vacunación. Los resultados del trabajo se han publicado ahora en un artículo en la revista ‘Scientific Reports’.

El doctor Gabriel Reina, microbiólogo de la Clínica Universidad de Navarra y autor senior del estudio, destacó que se ha realizado «sobre una población muy amplia» y subrayó «la solidez de los resultados gracias al seguimiento durante nueve meses y la novedad que supone haber introducido el estudio de la inmunidad celular en dos puntos del estudio».

«Tenemos información de los niveles de anticuerpos y hemos podido observar su dinámica según las diferentes pautas vacunales y, también, los hemos diferenciado en las personas que habían pasado la infección por el virus SARS-CoV-2 de las que no la habían sufrido», explicó el doctor Reina.

Este especialista afirmó que «la segunda dosis de la vacuna no aporta más protección en las personas que habían sido vacunadas una vez y que habían pasado la infección». La conclusión es que «la inmunidad híbrida es la que confiere una inmunidad más potente y se mantiene a lo largo de los nueve meses del estudio, tanto en los niveles de anticuerpos como en la propia inmunidad celular, que es la capacidad de nuestro sistema inmune para luchar de forma específica y efectiva contra el virus, independientemente de la variante».

EFICACIA DE LAS VACUNAS

Por otra parte, el estudio permitió valorar la efectividad de las vacunas desarrolladas con tecnología de ARN mensajero (Moderna, Pfizer) y compararla con la de un virus recombinante (AstraZeneca). «Queríamos saber cuánto tiempo de protección ofrecían unas vacunas que se habían desarrollado con una tecnología muy novedosa y, por ello, nos propusimos medir la inmunidad a lo largo de nueve meses, y hemos observado que las vacunas de ARN mensajero inducen una respuesta humoral –de anticuerpos- y celular más potente y duradera».

El doctor José Luis del Pozo, director de los servicios de Microbiología y de Enfermedades Infecciosas, señaló que «con este trabajo confirmamos que las vacunas funcionan. Ya hemos visto que reducen la transmisibilidad del virus y la mortalidad, pero con este trabajo justificamos que son efectivas porque generan una inmunidad celular duradera, no solo porque generen la producción de anticuerpos».

En cuanto a la administración de nuevas dosis de vacunas, el doctor Del Pozo concluyó que «lo lógico es que las recomendaciones respecto a nuevas dosis de la vacuna se establezcan en función de los riesgos de salud de cada persona, además de en función de si han generado inmunidad celular o no».