Jue. May 26th, 2022

La Universidad de Oregón ha dado un paso más en las medidas que podrían servir como freno para la propagación del Covid.

En una investigación publicada hace unos días, algunos compuestos del cáñamo podrían prevenir y tratar la entrada del virus Sars-Cov-2 en las células humanas.

La investigación, encabezada por Richard van Breemen pone en relieve que un par de ácidos cannabinoides son capaces de unirse a una de las proteínas del coronavirus bloqueando así un paso crítico que usa el propio virus para contagiar e infectar a las personas. Según sus propias palabras, estos compuestos se pueden tomar de forma oral y, de hecho, tienen una larga historia de uso seguro en humanos.

Estas noticias han vuelto a traer a la palestra el debate sobre el uso médico del cannabis y sus componentes y las posibilidades de esta planta cuando se investigan sus propiedades entre los más de 200 componentes que la forman.

Sin embargo, es necesario delimitar a qué tipo de ácidos y compuestos cannabinoides hace referencia el estudio ya que hace constar en sus conclusiones que realmente se trataría del CBDA y el CBGA los que bloquearían la infección.

«Actualmente en el mercado hay pocos productos que cumplen con ambos compuestos. En nuestro caso, como tienda con este tipo de productos, debemos explicar a quienes vienen que lo importante para este uso, según el estudio publicado, es que contenga CBD y CBG 1:1, en la misma proporción, como nuestro aceite, al que en nuestra gran fórmula se unen con CBDV, CBDA, CBG, CBC y terpenos» explican desde Cannabiterapia, una tienda de CBD abierta en Barcelona recientemente y que ha visto, desde que se publicara la investigación, incrementadas las consultas tanto en su tienda como online al respecto de este nuevo descubrimiento y tratamiento.

Este estudio no viene sino a demostrar que el uso del Cannabis Sativa para tratamientos médicos sigue siendo estudiado por sus posibilidades para paliar dolores, entre otras cosas. De hecho, no es el único estudio publicado recientemente ya que se ha descubierto también que cuando el CBG y el CBD se usan conjuntamente, mejoran el efecto de uno y otro por la interacción que consiguen.

Tal como explica el investigador, la combinación debería crear un entorno mucho más desafiante para el Sars-CoV-2.

«Es necesario que España se una también a esta tendencia investigadora. Somos uno de los principales productores e investigadores y, sin embargo, seguimos sin marco regulatorio. El futuro del cannabis pasa por la regulación para su venta y por dar el salto a la medicina personalizada para garantizar su buen uso» explican.