Sáb. Dic 3rd, 2022

MADRID, 24 (SERVIMEDIA)

El embajador de Ucrania en España, Serhii Pohoreltsev, acusó este miércoles al Gobierno de España de no suministrar todo el armamento que podría, por lo que reclamó al Ejecutivo español que acelere el envío de armas para acabar cuanto antes con una guerra que auguró que será larga.

Así lo afirmó en declaraciones a los medios de comunicación en la Embajada de Ucrania en Madrid coincidiendo con el 31º aniversario de la independencia de Ucrania y con los seis meses de la invasión rusa en su territorio.

Pohoreltsev agradeció al Gobierno español su apoyo pero matizó que «no podemos decir que estamos satisfechos» dado que España «no nos está suministrando todo lo que nos podría dar», por lo insistió en la necesidad de más suministro armamentístico.

El embajador comentó que el último envío de material bélico por parte de España se produjo el pasado mes de mayo y explicó que han trasladado en varias ocasiones al Gobierno español un listado del tipo de material que necesitan, entre el que destacó obuses y morteros, pero «hay muchas cosas más».

A parte de sus reclamaciones, agradeció la cooperación y la disposición del ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, y de la ministra de Defensa, Margarita Robles, con lo que se mostró convencido de que «vamos a conseguir todo lo que está en la lista, pero no va a seguir fácil», si bien destacó que «hay entendimiento y ganas de ayudarnos».

Además del apoyo armamentístico, el embajador ucraniano agradeció también la colaboración, cooperación y ayuda humanitaria aportada por todos los países europeos hacia la población ucraniana que está «sufriendo por la guerra» y cifró en 12 millones los desplazados por el conflicto, de los que cinco millones habrían salido del país. De ellos, 136.000 habrían llegado a España, país al que agradeció su colaboración por la «cálida acogida».

Pohoreltsev apuntó que 6.896 civiles ucranianos han muerto en estos seis meses de invasión, de los que 362 serían niños, aunque auguró que «esa cifra va a crecer» porque «no tenemos datos de todos los territorios temporalmente ocupados y nos seguimos encontrando con gente muerta».

«VENCEREMOS EN UNA GUERRA LARGA»

El embajador ucraniano en España señaló que el 21% de su territorio, con unas 2.600 poblaciones, ha sido ocupado por Rusia y denunció que las tropas entregan pasaportes y reclutan ucranianos para el servicio militar ruso. «Al no conseguir sus objetivos, continúa bombardeando todo el territorio de Ucrania, atacando barrios residenciales y atrincherándose en los sitios ocupados», criticó.

Pohoreltsev afirmó que su país hará «todo lo posible» para acercar la victoria y poner fin a la guerra cuanto antes, pero incidió en que, «lamentablemente, va a tardar». El embajador remarcó que tienen que recuperar «todos» los territorios temporalmente ocupados, entre ellos Crimea, por lo que «no hay otra forma de ganar la guerra» y es un «objetivo político y militar».

Por ello, comentó que hasta que consigan que todos los rusos abandonen su territorio, «no se acaba la guerra». De este modo, no se atrevió a estimar cuándo puede llegar a su fin este conflicto, pero «lamentablemente no voy a decir que vamos a tener la victoria pronto».

Para lograr ese objetivo, el embajador ucraniano en España incidió en la necesidad de que se dote de más armamento a su país, además de apoyo humanitario, retirada de visados rusos y sanciones para poner fin a la guerra.

ASESINATO DE DUGINA

Por otro lado, Pohoreltsev aseguró que su país «no tiene nada que ver» con la muerte de Daria Dugina y afirmó que el asesinato «está claro que fue hecho por los mismos servicios secretos rusos para provocar».

En este sentido, recordó que el secretario de Consejo de Seguridad de Ucrania dijo que los servicios especiales ucranianos no tienen nada que ver con el asesinato porque «tienen tareas más importantes, pero sin matar a la gente civil».

El embajador ucraniano incidió en que ellos únicamente tienen objetivos militares y que este hecho «no es nuestro modo de actuar». Por ello, acusó a los propios rusos de estar relacionados con estos hechos «para provocar», porque «nosotros no tenemos nada que ver».

En este sentido, el embajador confió en que pronto se tendrán «evidencias» de la investigación de lo que sucedió en realidad y «no la información que dé Rusia».

Preguntado por si temen represalias tras el asesinato de Dugina, respondió que «siempre hay amenaza de que Rusia vaya a atacar la capital», porque «tienen posibilidades y misiles» y señaló que la muerte de Dugina puede ser «una provocación de los servicios especiales rusos».

«Estamos resistiendo y haciendo frente en el campo de batalla, lo que afecta a los militares, pero nunca a la población civil», indicó Pohoreltsev, quien auguró que «Rusia nos va a acusar, pero no sé cómo va a usar esta provocación».

Por último, informó que «hace tiempo» que no tienen negociaciones con Rusia porque «ni hay confianza ni posibilidad de negociar con Rusia de verdad». A este respecto, criticó que los rusos «pretenden mostrar su interés de empezar las negociaciones», pero «la realidad es que seguir atacando y tratando de avanzar ocupando más territorios, no es un signo para mantener negociaciones».

Por ello, el embajador ucraniano incidió en que «no hay confianza en lo que dice o firma Putin». De este modo, remarcó que «hasta que no salga el último ruso, no vemos posibilidad de negociaciones reales».