Sáb. Dic 3rd, 2022

MADRID, 09 (SERVIMEDIA)

El juzgado de instrucción 29 de Barcelona investiga a Pablo Casado por unas declaraciones que realizó sobre el catalán en las escuelas y en las que afirmó que había «profesores con instrucciones de no dejar ir al lavabo a niños porque hablan castellano». El juez le cita a declarar el próximo día 30 de enero de 2023 y le da la posibilidad de que comparezca por videoconferencia desde la sede del PP de la calle Génova de Madrid.

Tras esas declaraciones, la Generalitat presentó una querella por injurias, calumnias y un delito de odio que ha sido admitida a trámite por el magistrado, Santiago García García, según informe el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJCat).

Además, el magistrado ha solicitado al Partido Popular que aporte la grabación completa de la rueda de prensa en la que su entonces presidente realizó las declaraciones que son objeto de estas diligencias.

Casado hizo estas manifestaciones en un acto celebrado en A Coruña tras la sentencia que obligaba a impartir un 25% de las clases en castellano. Tras tener conocimiento de sus palabras, la Generalitat dirigida por Pere Aragonés, presentó una querella ante el Tribunal Supremo, al tratarse de un aforado.

Tras perder la condición de diputado, el Supremo la archivó y el Ejecutivo catalán presentó entonces otra querella ante un juzgado ordinario de Barcelona. El Govern de Aragonés entiende que lo dicho por Casado es «absolutamente falso» y tiene el único objetivo de «atacar» el sistema educativo catalán.