Sáb. Dic 3rd, 2022

– Espera una «ligera contracción» del PIB en el último trimestre del año

MADRID, 14 (SERVIMEDIA)

CaixaBank Research, el servicio de estudios de CaixaBank, mantiene en el 1% su previsión de crecimiento para España en 2023 y da a conocer su estimación para 2024, ejercicio en el que espera un avance del PIB del 1,9%.

Así se desprende del informe mensual del banco correspondiente al mes de noviembre y publicado este lunes en el que revisa sus perspectivas macroeconómicas y anuncia las de 2024.

Para este año, también mantiene su previsión de crecimiento del PIB español en el 4,5%, para 2023 se reafirma en un menor crecimiento, del 1%, y para 2024 estima algo más de impulso, con un 1,9%. En comparación con las previsiones del Gobierno, si bien éste prevé un crecimiento para 2022 del 4,4% del PIB, una décima menos que CaixaBank Research, para 2023 espera un avance del PIB del 2,1%, por encima del 1% de CaixaBank.

El banco apunta que detrás del repunte del 4,5% de la economía española en este año «se esconde un perfil que ha ido de más a menos», con un avance cada vez menor en cada trimestre, y para el último periodo del año, entre octubre y diciembre, prevé una «ligera contracción».

El servicio de estudios apunta que el crecimiento experimentado en el tercer trimestre refleja el «agotamiento del empuje» procedente de la salida de la pandemia y el «complejo entorno que atraviesa la economía española» marcado por las altas tasas de inflación, las subidas de los tipos de interés y el «deterioro» de la confianza acerca de las perspectivas económicas.

Respecto a la inflación, se mantiene en que el Índice de Precios de Consumo (IPC) repuntará un 9,1% este año, retrocederá hasta el 4,5% en 2023 y pronostica que bajará hasta el 2,3% en 2024. Destaca que la inflación se mantendrá «elevada» en 2023 por la «persistencia» de la inflación subyacente -aquella que no tiene en cuenta los alimentos no elaborados ni productos energéticos-.

El banco resalta que la inflación impactará en la capacidad adquisitiva de los hogares de manera «sustancial» y la caída en la renta bruta disponible en términos reales que se produce este año no se recuperará en 2023.

Asimismo, la subida de tipos de interés también afectará al consumo, puesto que aquellos hogares con préstamos expuestos a fluctuaciones en los tipos de interés tendrán que dedicar un mayor porcentaje de su renta a los pagos de los mismos.

«De este modo, la pérdida de capacidad adquisitiva y el aumento de los tipos nos hace prever que el consumo real se mantendrá prácticamente estancado en 2022 y anotará probablemente una tasa de crecimiento negativa en 2023, que podría ser algo superior al –0,5%». De hecho, estima un descenso del 0,7%, mientras que para 2024 pronostica una recuperación con un crecimiento del 2,5%.

En cuanto al empleo, el servicio de estudios del banco mantiene también la tasa de paro de este año en el 12,8% y de 2023 en el 13,1%, mientras que para 2024 apunta que volverá al 12,8%. CaixaBank detecta que el mercado laboral «aguanta mejor de lo esperado, aunque perderá gas en 2023».

Respecto al déficit público, mejora el de este año, desde el 5% sobre el PIB esperado en sus anteriores previsiones al 4,5% actualizado en el informe de noviembre. El de 2023 también lo mejora, desde un desequilibrio del 4,8% al 4,3%, y para 2024 proyecta que el déficit bajará al 3,6% del PIB.

El servicio de estudios proyecta para 2023 que la actividad turística continúe creciendo y supere el nivel de 2019, apoyada en una mejora de la movilidad aérea en Europa y en la recuperación del turismo de larga distancia.

Sobre el mercado de vivienda, prevé que «se enfriará» el año que viene tras ver ya señales de «menor dinamismo». Para el próximo ejercicio espera que las compraventas retrocedan algo más de un 10% en 2023 (hasta unas 480.000 viviendas) y una desaceleración de los precios registrados por el Ministerio de Transportes, hasta un avance anual del 1,5%, lo que en términos reales supondría un ajuste del 5,6% acumulado en 2022-2023.