Mar. Ago 9th, 2022

– Con unas 110.000 hectáreas calcinadas y 27 grandes fuegos, cifras inéditas en el último decenio

MADRID, 01 (SERVIMEDIA)

Este verano es ya el peor de la última década en siniestros forestales en España, puesto que en lo que va de periodo estival se han calcinado cerca de 110.000 hectáreas y se han declarado 27 grandes incendios, según los datos provisionales proporcionados por las comunidades autónomas al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Esos datos, a los que tuvo acceso Servimedia, indican que desde el 20 de junio hasta el 24 de julio de este año han quedado arrasadas por el fuego un total de 109.962,92 hectáreas, cuando la media del decenio es de 18.910,76, lo que supone casi seis veces más respecto al promedio, una situación que se ha agravado por una excepcional ola de calor en julio.

El de 2012 pasa ahora a ser el segundo en el ranking de superficie calcinada del primer mes del verano (78.466,53 hectáreas) y el de 2015 ocupa el tercer puesto (32.791,44).

Además, entre el 20 de junio y el 24 de julio se produjeron 27 grandes incendios forestales (es decir, cuando queman más de 500 hectáreas), cuando hubo siete en 2021 y 2019, cuatro en 2017 y 2021, dos en 2014 y 2016, y uno en 2013, mientras que en 2018 y 2020 ningún incendio alcanzó ese mínimo de superficie calcinada.

TODO EL AÑO

Por otro lado, los incendios forestales quemaron 135.147,32 hectáreas en España entre el 1 de enero y el 24 de julio de este año, lo que supone casi tres veces más respecto a la media de la última década, que es de 46.669,00 hectáreas, y la segunda cifra más elevada del decenio, solo por detrás de las 149.015,38 hectáreas quemadas en 2012.

En ese periodo de este año se registraron 6.494 siniestros forestales, de los que 2.072 fueron incendios (que arrasaron al menos una hectárea) y 4.422 conatos (con menos de una hectárea quemada).

De las hectáreas arrasadas, que abarcan un 0,486% del territorio nacional, un total de 6.958,58 corresponden a vegetación herbácea (pastos y dehesas) y el resto a vegetación leñosa, concretamente 69.261,58 hectáreas de matorral y monte abierto, y 58.927,16 de superficie arbolada.

ZONAS GEOGRÁFICAS

Por otro lado, el noroeste peninsular (Asturias, Cantabria, Galicia, País Vasco y las provincias de León y Zamora) concentró un 46,40% de los incendios y conatos forestales en lo que va de año, mientras que el resto de los siniestros se reparten entre las comunidades interiores (concretamente, las provincias de las regiones no costeras, salvo León y Zamora), con un 36,75%; el área mediterránea, con un 16,49%, y Canarias, con un 0,35%.

En cuanto a la superficie forestal arrasada por el fuego, el 58,40% pertenece al noroeste; un 30,52% a las comunidades interiores, y un 11,08% al área mediterránea.

La mayor cantidad de superficie arbolada arrasada por el fuego se produjo también en el noroeste (52,01%), por delante de las comunidades interiores (34,15%) y del área mediterránea (13,84%).