Mar. Ago 9th, 2022

MADRID, 25 (SERVIMEDIA | INFODEFENSA)

Estados Unidos baraja enviar a Ucrania aviones de combate, incluidos los A-10, que son capaces de eliminar blindados en el campo de batalla.

Poco después de comenzar la invasión rusa de Ucrania, el pasado 24 de febrero, algunas voces clamaron desde Estados Unidos por facilitar aviones de ataque a tierra A-10 a Kiev. Este modelo, operativo desde 1977 únicamente en las fuerzas armadas estadounidenses, es un potente vector para eliminar blindados en el campo de batalla.

La peligrosa escalada bélica frente a la fuerza nuclear de Moscú y las dificultades para la Fuerza Aérea ucraniana de operar con un aparato con el que no está familiarizado dejaron en meros comentarios esas peticiones.

Ahora, sin embargo, cinco meses después del inicio de la guerra, la posibilidad vuelve con fuerza, esta vez por parte directamente de destacados miembros de la Fuerza Aérea norteamericana (USAF).

Su jefe de Estado Mayor, el general Charles Q. Brown, apuntó la necesidad de que Ucrania comience a abandonar el uso de aviones de combate de la era soviética para reemplazarlos por «algo no ruso».

Tras estos comentarios, realizados en el Foro de Seguridad anual de Aspen, en el estado norteamericano de Colorado, el propio secretario de la USAF, Frank Kendall, fue preguntado por la posibilidad de que entre esas nuevas aeronaves que se podrían hacer llegar a Ucrania fuesen A-10, lo que no rechazó de plano.

Preguntado directamente sobre el envío de este modelo de ataque a Ucrania, Kendall respondido que «los sistemas estadounidenses más antiguos son una posibilidad», tras haber comentado que «el venerable A-10 no es un sistema que vayamos a necesitar contra el tipo de adversarios que más nos preocupan ahora». De hecho, la USAF ha pedido autorización para retirar el año que viene 21 de estos aparatos.

En alusión al potencial interés ucraniano sobre estos aviones, el secretario de la USAF añadió que en su departamento están «dispuestos a discutir con ellos sobre cuáles son sus necesidades y cómo podríamos satisfacerlas».

APARATOS BÚLGAROS Y ESLOVACOS

Miembros de la Cámara de Representantes estadounidense votaron la semana pasada para incluir financiación que permita el entrenamiento de pilotos de combate ucranianos en los presupuestos de 2023, lo que les permitiría familiarizarse con sistemas como el A-10 .

Los aliados occidentales que prestan ayuda militar a Ucrania frente a Rusia llevan desde el inicio de la contienda buscando vías para suministrar aviones de combate a Kiev sin que se produzca una escalada que podría llevar a una confrontación nuclear.

Finalmente, tras semanas de tanteos, y en un contexto de creciente nivel del armamento suministrado, Ucrania comenzó a recibir aeronaves de este tipo, según reveló veladamente el secretario de prensa del Departamento de Defensa de Estados Unidos, John Kirby, el pasado abril.

Posteriormente, trascendió el suministro de 14 cazas Su-25 de origen búlgaro, desmontados y a través de terceros, y Eslovaquia se ha comprometido a proveer a Kiev de su flota de 12 aviones de combate MiG-29 Fulcrum, que va a sustituir con otros tantos F-16 encargados a Estados Unidos.

Esta semana, además, un grupo de senadores estadounidenses, tanto demócratas como republicanos, instó al Departamento de Defensa del país a que considere incluir aviones de combate de cuarta generación y entrenamiento de pilotos en el próximo lote de ayuda militar para Ucrania.

(SERVIMEDIA | INFODEFENSA)

25-JUL-2022 14:10 (GMT +2)

DSB/mmr

______________________________________

© SERVIMEDIA. Esta información es propiedad de Servimedia. Sólo puede ser difundida por los clientes de esta agencia de noticias citando a Servimedia como autor o fuente. Todos los derechos reservados. Queda prohibida la distribución y la comunicación pública por terceros mediante cualquier vía o soporte.