Jue. Feb 2nd, 2023

MADRID, 28 (SERVIMEDIA)

El consejero delegado de Unicaja Banco, Manuel Menéndez, consideró este lunes que el impuesto a la banca le supone a la entidad un impacto «especialmente relevante» y consideró que «se tendría que enfocar de otra manera, siendo más justa y más equitativa en el impacto en los diferentes bancos».

Así lo dijo durante su intervención en el ‘XIII Encuentro Financiero’ organizado por ‘Expansión’, KPMG, Microsoft y American Express.

Menéndez afirmó que su entidad paga impuestos «gustosamente», pero que este impuesto «no está justificado». A este respecto explicó que la subida de los tipos de interés por sí misma «no implica necesariamente en la misma proporción» un aumento del beneficio y que también hay que tener en cuenta que los costes han subido.

Repasó que, hasta este año, los tipos de interés venían oscilando en terreno negativo desde 2016, lo que ha supuesto para la banca «un retorno sobre el capital inferior al coste de capital».

Menéndez criticó que la explicación gubernamental para justificar el impuesto «adolece de algunas carencias desde el punto de vista de la rentabilidad de los bancos».

Por otra parte, sobre la evolución de la situación macroeconómica y el impacto en los clientes de Unicaja, Menéndez apuntó que un aumento de 300 puntos básicos de los tipos supondrá que el esfuerzo financiero medio para pagar las hipotecas pase del 26% de la renta disponible de las familias al 37%.

No obstante, consideró que la situación es «gestionable» y «con estos números», el impacto no sería «significativo.

Sobre la plasmación en un aumento de la morosidad, el consejero delegado de Unicaja aseguró que sí que se elevará aunque también será «gestionable» en un momento en el que pilla a la banca con «unos niveles de provisionamiento que ayudan a hacer frente a este nuevo escenario».

Por otra parte, sobre las salidas de personal por la fusión con Liberbank, indicó que este año se espera finalizar con un 80% del plan de reestructuración ejecutado, que tiene de horizonte temporal hasta 2024. «Vamos por delante de lo inicialmente previsto y tenemos una captura de sinergias anticipada», subrayó.

Por último, sobre los problemas de gobernanza en el banco tras la fusión con Liberbank, Menéndez señaló que «los momentos de tensión» que se percibieron «no creo que haya sido muy distinto a otras fusiones», aunque admitió que ha tenido «mayor notoriedad pública» en el caso de Unicaja.