Mar. Feb 27th, 2024

Ya adentrados en diciembre, no cabe duda de que el frío ha llegado para quedarse por lo que, salvo que se tenga climatizada la piscina, no será viable su uso hasta la próxima primavera. 

¿Qué se debería hacer con el agua del vaso? Desde Abrisud, empresa líder en cubiertas de piscinas, no se recomienda vaciar la piscina después de la temporada de baño, principalmente por:

Impacto medioambiental: Además de la cantidad de agua que se desecha con el vaciado de la piscina, y los litros que luego se consumen con el llenado, este agua contiene compuestos químicos que pueden ser dañinos para el medio ambiente.

Supone un enorme gasto: Vaciar la piscina al finalizar la temporada de baño supone desperdiciar muchos litros de agua que habrá que volver a rellenar para la puesta a punto de la piscina.

Posibles problemas estructurales en el vaso: Al vaciar la piscina se elimina la presión que ejerce el agua sobre el fondo y las paredes del vaso, lo que puede provocar problemas estructurales en el vaso de la piscina como la aparición de grietas.

Entonces ¿cómo es preferible hibernar la piscina? Las lluvias constantes, la acumulación de nieve y los vientos fuertes no tienen clemencia con las edificaciones. Por esa misma razón, proteger la piscina con una cubierta es una de las mejores maneras de mantener su estructura. 

Además, una cubierta previene que los desechos orgánicos e inorgánicos caigan dentro de la piscina. “Como no se acumulan ni hojas ni basura, tampoco proliferan microorganismos, como algas, bacterias y hongos, por lo que se minimiza el uso de sustancias químicas para desinfectar el agua. Además, es una eficaz medida de seguridad para evitar que niños, mascotas u objetos caigan accidentalmente al agua” explican desde Abrisud. 

Quizás también te interese:  Nace UNID en busca de la unión de las fuerzas de izquierda

Los cobertores para piscinas conservan el buen estado del agua, lo que supone menos mantenimiento y, además, menos gastos en productos de limpieza, calefacción y agua.

Paso a paso para mantener una piscina en invierno

Julen Vía, responsable de la empresa especialista en piscinas Reyman, en Bilbao, recomienda que, en aquellas zonas donde las temperaturas desciendan por debajo de los 15ºC, se opte por hibernar la piscina. 

Para llevar a cabo este proceso, hay que dejar el agua de piscina al mismo nivel que los meses de baño y realizar un tratamiento de choque con cloro, manteniendo el pH entre 7,2 y 7,6.  

Posteriormente, habrá que tratar el agua con un producto llamado invernador que preserva las propiedades de la misma, consiguiendo de esta manera que los microorganismos no se reproduzcan. 

Para evitar que el agua se hiele en las zonas de clima más extremo, es importante una vez a la semana remover el agua de la piscina a través del sistema de depuración y agregar una pastilla de cloro, para realizar un buen mantenimiento, dentro de los cestillos del skimmer. 

Una vez que el agua esté en óptimas condiciones para invernar hay que seguir haciendo un control periódico durante los meses más fríos, repetir el tratamiento de cloración cuando proceda, realizar tareas de mantenimiento en limpiafondos, skimmers, compuertas, filtros … y hacia finales de enero agregar un recordatorio de producto invernador.

Además, en el caso de tener una cubierta de piscina, también hay que realizar un mantenimiento de esta. Basta con eliminar la capa de polvo que pueda acumular durante los meses menos cálidos y lavarla con jabón neutro si está construida con policarbonato. Es importante también aplicar productos anti-moho para evitar que la humedad de los meses más fríos estropee la cubierta. Se puede realizar una limpieza periódica más completa con una manguera a presión. 

Quizás también te interese:  Muere el productor Valenti Pimstein

11 pasos para la hibernación

  • El primer paso es limpiar la piscina usando un buen cepillo y un producto desincrustante si fuera necesario, friega bien las paredes y pasa el limpiafondos.
  • El pH ha de mantenerse entre 7,2 y 7,6 para evitar que aparezcan algas o se irrite la piel.
  • Deberás hacer también una cloración de choque (añadiendo 10 g por m³ de agua).
  • Dejar en funcionamiento el filtro.
  • Tras los 4 primeros pasos, al día siguiente añade el producto invernador (5 litros/100m³ de agua).
  • Dejar en funcionamiento el filtro durante 8 horas para asegurar una perfecta distribución del producto en el agua.
  • Al día siguiente realizar un lavado completo del filtro.
  • Si vives en una zona de climas fríos, es aconsejable una vez a la semana mover el agua con el sistema de depuración.
  • Es importante usar un producto antialgas en general en todas las piscinas. Sin embargo, hay que poner especial cuidado en aquellas que dispongan de vegetación en sus inmediaciones.
  • Es conveniente usar un cobertor opaco para evitar que traspasen los rayos del sol hasta el agua y puedan aparecer hongos.
  • Es importante repetir la adición del producto invernador a finales de enero.