Jue. Oct 21st, 2021

DPA.- El café no solo logra despertar a quienes se sienten muy cansados, sino que, al parecer, también podría reducir las probabilidades de sufrir una enfermedad hepática, siempre y cuando no se tomen más de tres a cuatro tazas por día, según descubrieron científicos británicos.

Investigadores de la Universidad de Edimburgo y de la Universidad de Southampton analizaron datos de salud de casi medio millón de personas y concluyeron que “tomar cualquier tipo de café se asocia con un riesgo reducido de desarrollar o morir de enfermedad hepática crónica, en comparación con personas que no toman café”.

De acuerdo con Oliver Kennedy, el autor que lideró el estudio publicado por la revista BioMedCentral, el café “podría ofrecer un potencial tratamiento preventivo para la enfermedad hepática crónica”.

Los números sugieren que cuando se trata de mantener la salud del hígado, tomar café puede ser una buena idea. Quienes lo beben presentaron un riesgo un 20 por ciento menor de enfermedad hepática crónica o hígado graso y un riesgo un 49 por ciento menor de morir de enfermedad hepática crónica comparado con quienes no lo hacen.

De todas formas, el equipo de Kennedy advirtió que estos beneficios llegan a su pico con “tres o cuatro tazas al día”.

Explicó que su equipo analizó datos disponibles de pacientes de alrededor de una década “con un consumo conocido de café” y los comparó con datos de otros que no beben café para establecer “quién desarrolló enfermedad hepática grave y afecciones hepáticas relacionadas”.

Los datos se encuentran almacenados en el Biobanco del Reino Unido, que es descrito en su página web como “una base de datos biomédicos a gran escala y centro de investigación que contiene información genética y sanitaria de medio millón de participantes del Reino Unido”.