Lun. Jul 4th, 2022

VÍDEO: los clientes de Servimedia disponen de imágenes y sonido de estas declaraciones en el enlace https://servimedia.tv/TotalesPOPpertecuidados

MADRID, 12 (SERVIMEDIA)

Investigadores, pacientes y la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) advierten de que España «no puede perder el tren» que supone el Perte para la Salud de Vanguardia de cara al impulso de la investigación clínica en España y que prevé una inversión total superior a los 1.469,324 millones de euros hasta 2023.

Así se puso de manifiesto en el transcurso del DesayunoPOP ‘Nuevos paradigmas en investigación clínica: un compromiso de todos los agentes’, que fue moderado por el director general de Servimedia, José Manuel González Huesa, y en el que participaron la presidenta de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP), Carina Escobar; el jefe de departamento de Medicamentos de Uso Humano de la Aemps, César Hernández; la directora del Instituto de Investigación de Enfermedades Raras del Instituto de Salud Carlos III, Eva Bermejo; la responsable de la Plataforma Española de Medicamentos Innovadores de Farmaindustria, Amelia Martín y el director gerente del Hospital Clínico San Carlos, José Francisco Soto, además del jefe de la Unidad de Ensayos Clínicos en Fase 1 del Instituto de Investigación Biomédica de Málaga, Javier García Corbacho.

Durante su intervención, la responsable de la Plataforma Española de Medicamentos Innovadores de Farmaindustria defendió que este Perte «tiene que ser una oportunidad para todos». «Para los investigadores, para la industria, sin duda alguna», abundó, al tiempo que señaló la importancia de «fijarse en la salud de vanguardia», que, dijo, «contempla las terapias avanzadas».

«Ahí también hay una línea de fortalecer, desde luego la investigación clínica, fortalecer también todo el sector industrial, toda la parte de plantas de producción o el tema de medicamentos estratégicos en el que está trabajando la agencia», espetó, convencida de que se trata de un «sector estratégico» y de que España tiene que «hacer que estos fondos europeos se dirijan adecuadamente a los investigadores, al sector industrial y, por supuesto, a los pacientes».

En este sentido, la presidenta de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP) admitió que, para ellos, supone «un paso importante» precisamente el que los pacientes «están dentro de él, dentro de la alianza». «Que tenemos la posibilidad de influir también en esas valoraciones de proyectos y presentarnos a proyectos tanto del CDTI como del Instituto de Salud Carlos III», afirmó, para indicar que «en eso» están «trabajando».

INNOVACIÓN

En este punto, defendió también la importancia de que las asociaciones de pacientes estén «presentes en esa innovación que viene». «Aprovechar el Perte y, realmente, que estemos desde el inicio», advirtió. «En investigación no comercial, la que se hace en los hospitales, influimos en la valoración de ese tipo de investigación y estamos trabajando en la comisión de selección de plataformas y en igualdad de oportunidades que otras personas, con lo cual esto tiene que seguir», espetó.

A su juicio, los pacientes «tienen que estar porque son necesarios y porque forman parte del sistema», al igual que las asociaciones de pacientes, dado que, aseveró, «tienen una trayectoria increíble y tienen el foco puesto en las personas más vulnerables y más frágiles». «Estamos al servicio del sistema y al servicio de los pacientes», sentenció.

En esta línea, la directora del Instituto de Investigación de Enfermedades Raras del Instituto de Salud Carlos III se mostró «muy consciente» de que el trabajo de este organismo «sólo adquiere sentido si es recibido por los pacientes». «Si da respuesta a las preguntas y a los problemas que se plantean a los pacientes», añadió, recordando que, «desde su inicio, ha sido consciente y ha tenido esa vocación de servicio a los pacientes».

«Es lo que viene desarrollando a través de sus distintos programas. Ahora mismo, con la oportunidad que se nos plantea a través del Perte de salud, también tratando de aplicarlo al máximo en todos los flancos para que llegue realmente a los pacientes, que son los que esperan de nosotros que nuestro trabajo les sea útil», resolvió.

Por parte de la Aemps, su jefe de departamento de Medicamentos de Uso Humano hizo hincapié en que la agencia «no financia» y «no decide» si los hospitales o las comunidades autónomas «quieren hacer investigación», pero su «obligación» es «no ser un freno y, al contrario, ser unos facilitadores de todo aquello que quiera hacer el sector» en este ámbito.

«INVESTIGAR ES SEXY»

«A mí, personalmente, me parece que hacer investigación es sexy, a todo el mundo le gusta decir que es investigador y, evidentemente, es lo que mejora la asistencia sanitaria», afirmó, consciente de que contar con una mejor asistencia sanitaria y nuevos tratamientos «tiene que pasar por la investigación». Aunque dijo entender a quien «no quiera competir en el mundo de la investigación», estimó que, «desde luego, es muy difícil ser un sitio de vanguardia y no tener investigación».

«Investigar es muy bueno para el tejido, para los hospitales, para los profesionales sanitarios que participan en la investigación, a los que les permite estar en la línea de vanguardia del desarrollo de tratamientos», agregó, para reiterar que investigar es «imprescindible como hospital, como región, como país, como Unión Europea». «No nos podemos permitir perder el tren», insistió, para puntualizar que el impulso al sector «tiene que ser algo de país, de continente y de Unión Europea, que tiene que ver con la forma de ser europeo, con los sistemas de salud de los que nos hemos querido dotar, con la economía».

A este respecto afirmó que apostar por la investigación «genera empleo de calidad y hace que, al ser capaces de tener tiempos competitivos en la utilización de ensayos clínicos, compañías farmacéuticas decidan establecer sus ‘hubs’ de investigación para toda Europa aquí y eso es bueno como país». No obstante, destacó que esta «parte muy industrial» tiene que ser «complementaria con la del sector académico», sabedor de que este último «es el que tira también del sector industrial».

En referencia a este asunto, aseguró que la agencia a la que representa aspira a «establecer líneas fuertes que permitan transferir la investigación de calidad que se haga en sus centros a compañías que hagan los siguientes pasos» gracias al Perte. «La tarea nuestra es hacer que eso sea posible y eso es posible a través, solamente, del desarrollo de una estructura fuerte de investigación», resolvió, para explicar que, en la actualidad, en España «está ocurriendo una cosa que no nos había ocurrido nunca» y es que ahora «nos llama la Comisión Europea y agencias de otros países» para preguntar «qué hemos hecho y cómo lo hemos hecho» en este ámbito.

«Las compañías mundiales deciden que, aparte de Estados Unidos, el segundo país donde pueden empezar un ensayo clínico es España», se congratuló, para considerar que este hecho se da porque «en sus foros de discusión alguien les ha hablado de que publicamos pronto un real decreto, que tenemos un documento vivo de preguntas y respuestas que es ágil a la hora de dar respuesta, que la gente se puede sentar con nosotros y explicarnos lo que quiera, que vamos a hacer todo lo posible por entender el punto de vista, aunque finalmente no estemos de acuerdo».

Para el experto, esto es «algo que tenemos que trasladar a todo el sistema para poder hacer realidad eso que sería muy bueno para todos» y «no podemos fallar ahora». «Eso es bueno para pacientes y para profesionales, pero, sobre todo, es bueno para el país», concluyó.